DAVID CONTRA GOLIAT…

0
319

Cristina Martínez Martín

Se habla en la calle de muchas cosas que nos distraen, en especial, de las tragedias de “los famosos” que pululan por televisión y venden sus vidas al por mayor, mientras eludimos temas que nos afectan.  Me refiero al cambio climático.  Parece una entelequia en boca de unos cuantos convencidos y esforzados ecologistas, y, por no quedar mal, poco a poco vamos entrando en la cadena del reciclaje, a menudo no respetado por las mismas autoridades que nos invitan a llevarlo a cabo.   Con esos pequeños gestos, contentamos en parte a esa maldita conciencia que nos sermonea al respecto y ya está, hasta ahí llegamos…

Ahora bien, en mayo hemos alcanzado en España temperaturas nunca vistas.  Las inundaciones por gotas frías asolan numerosas localidades españolas. Los incendios arrasan cada vez con más frecuencia y regularidad nuestras zonas boscosas. En nuestros mares desaparecen numerosas especies cada año.  Los mosquitos y las garrapatas se han multiplicado.

El agua en breve, provocará tensiones por su carencia pues no tendremos bastante para beber y cultivar la tierra.  Los científicos avisan que, debido al alza de las temperaturas y a la falta de lluvia, la península corre el riesgo de desertización de la mitad hacia el sur…

Los avisos de un cataclismo son cada vez más frecuentes, pero no queremos verlos ni oírlos…

Hay quienes tiran la toalla.  Total, no podemos hacer nada.  Eso depende de los gobiernos del mundo.  En realidad, los ecologistas exageran y no pasará nada.  El cambio climático no existe, es un montaje…

Cualquier excusa es buena para justificar nuestra apatía e inactividad. Sin embargo, el panorama es aterrador y no estoy hablando de ciencia ficción sino de la realidad.  Nuestro mundo, aquel en el que nacimos y crecimos, está colapsando…

¿Qué podemos hacer?  Lo primero tomar conciencia de que los recursos son limitados.  Lo segundo actuar en consecuencia.

Disminuir la herida conlleva austeridad.  Compramos para satisfacer a unas necesidades emocionales que nada tienen que ver con los trastos, la ropa y los bienes con los que llenamos nuestras casas y vidas y obviamos que para fabricar una simple camiseta se necesitan 1200 litros de agua y unas zapatillas deportivas unos 4.400.  Comemos carne en exceso, cuando para criar a una vaca se necesitan110 litros de agua al día. La obsolescencia de casi todos los aparatos nos invita a comprar sin cesar…Vivimos, en resumen, como si todos los recursos naturales fueran inacabables y en una loca carrera a ninguna parte.

La batalla es difícil y desigual.  La publicidad nos empuja a ese consumo desaforado y detrás de la publicidad están las grandes multinacionales e incluso los gobiernos…

Ahora bien, o nos rebelamos contra ese esquema y nos movilizamos o el mundo que dejaremos a nuestros hijos y nietos es un desierto en el que sobrevivir será cada vez más difícil.