Por derecho propio

Cuando es todo un pueblo quien se implica en mantener una festividad como las Fiestas de San Isidro Labrador en Yecla, es de recibo el logro a catalogar en el ámbito de Interés Turístico Nacional, sin descartar el imperioso papeleo que se requiere ante una administración inmisericorde, porque ¡qué gloria puede tener una Nación cuando un colectivo tan creativo concibe auténticas obras de arte año tras año y a cual más mejor si no se es capaz de reconocer!

Cualquier entorno social que se precie deberá sentirse plenamente satisfecho al recibir el elogio y la consideración merecida por mantener una tradición tan peculiar y remota, acompasada de un regocijo artístico y festivo como ha hecho Yecla con las fiestas Isidriacas, creando un esparcimiento localista al concebir un arte efímero pero impactante. Así ocurre con la vida misma al renovarse cada año como hace la propia

Naturaleza cada primavera a cual más en color y belleza, paradigma recogido por sus gentes del agro y que también, aún en campos distintos a los del labrantío, han sabido acomodar la tramoya artística del mueble a todo aquello que año tras año ofrecen en una cabalgata sin parangón y que nuestros ancestros vivieron y se repite en la diaria rutina del campo.

La Fiesta de San Isidro en Yecla tiene un trasfondo muy peculiar que deben conocer nuestros coetáneos con la misma ilusión con que se suelen interesar y asombrar por obras artísticas o literarias acudiendo a los centros o museos donde se ubican. Así en esta Yecla generosa e imaginativa, en esos días de fiesta se les acoge para que puedan admirar la creatividad lograda en sus carrozas y a la vez disfrutar de un entrañable hermanamiento como se viene ofreciendo a todos aquellos que año tras año nos visitan.

El merecido reconocimiento honorífico recibido por esta fiesta, teniendo en cuenta su antigüedad y el arraigo que suscita, como viene a ser demostrado en una participación ciudadana acorde en todas las categorías sociales, presentando la originalidad de sus creaciones artísticas y el desenfado acogedor que se ofrece al visitante, han sido la condición esencial merecedora de tal distinción.

 

Lástima que hayan pasado dos años sin inundar las calles de colorido y contento por culpa de un virus maligno que ha trastocado sueños y proyectos, aunque al ser tanta la fuerza que motivan estas fiestas, no se ha impedido ejecutar episodios relacionados con ellas para mantener viva la antorcha y seguir perpetuando el fuego ilusionante, para en una próxima ocasión inflamar los ánimos, el ingenio, la fantasía y una expedita disposición para volver a ofrecer tan peculiar acontecimiento festero, que aun tras permanecer en suspenso, no por ello ha dejado de estar latente, como hemos podido ver en estos días por las calles de Yecla a sus gentes luciendo abalorios y motivos propios del atavío que como tal brillan en los días de la Fiesta, demostrando que sigue latiendo viva en el ánimo de todos a la espera de superar el apocalipsis que nos asola.

El paso siguiente será la consideración de carácter Internacional, porque existe suficiente base para ello con tanta inventiva gestada en una armonía corporativa sin parangón en el mundo del arte, al trascender lo personal e imponerse la labor colectiva papelina a papelina, donde hasta los niños suelen colaborar sintiéndose copartícipes de una gran obra artística e imaginativa: La Carroza que representará a su Peña.

Nunca ha faltado historiar estos momentos con numerosas composiciones literarias, musicales, periodísticas, trasmitiendo la emotividad natural generada y resaltando lo afectivo de tantos momentos encomiables que ocasionan estas fiestas, resaltando la valiosa artesanía estilística que conlleva la elegante indumentaria, sin parangón en la mujer, con bordados, refajos, mantones y enaguas, heredadas de madres a hijas para lucir en los desfiles cada año. Todo este maremágnum de peculiaridades que transcienden en la Fiesta de San Isidro, ha sido lo que ha computado para la designación de Fiesta de Interés Nacional. Enhorabuena.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar