Vacunas, sí: Uno de los grandes avances científicos de la humanidad

Ángel del Pino Moreno – Médico

Junto a los Antibióticos, las vacunas han evitado la muerte de millones de personas .Hasta la aparición de las vacunas, las enfermedades infecciosas y las pandemias, que existen desde hace miles de años,  han sido causantes de millones de muertes. Gracias a las vacunas, no solo se han evitado anualmente millones de muertes asociadas a ciertas enfermedades, (5 millones, de muertes por viruela, 2,7 mill. por sarampión, 2mill. por tétanos…), sino que enfermedades como el tétanos, tosferina, difteria o sarampión, si no están  desaparecidas son poco frecuentes.

Está demostrado que las campañas de vacunación funcionan, y que los beneficios de las vacunas superan con creces los riesgos

Pero por desgracia, debido a que muchos niños y adultos están sin vacunar,  una enfermedad como el sarampión,  que en Europa estaba casi erradicada, ha aumentado en número  de casos. No solo está dando lugar a un aumento de la aparición de la enfermedad, sino que están produciendo muertes (brote de sarampión en Granada en 2010 y el aumento de esta enfermedad en Madrid).

Pero este artículo quiero dirigirlo en concreto hacia los beneficios que la vacuna contra el Sars CoV 2 tiene ante la enfermedad Covid-19 causada por este coronavirus.

La desconfianza hacia las vacunas aparecidas para hacer frente al Sars Cov2 está basada en falsos mitos y/o en el temor a reacciones anómalas del organismo.

Algunos de los argumentos que esgrimen los escépticos de las vacunas aparecidas son

1- “Se desconoce el virus que lo produce”.

Esta afirmación no es cierta ya que la secuenciación del genoma, (estructura) del SARS-CoV-2 se hizo de una forma muy rápida, a principios de enero, concretamente el 11 de Enero de 2020 se publicó la identificación del primer genoma del SARS-CoV-2, es decir, que los científicos conocen su estructura  desde esa fecha, y desde entonces están trabajando en encontrar una vacuna. Estudiando el genoma del virus, los científicos  han podido desarrollar tratamientos eficaces, vacunas para evitar contagios, y  disponer de test para el diagnóstico de la Covid-19.

2- “Tiempo muy corto en el desarrollo de la vacuna”.

Es cierto que el periodo para desarrollar una vacuna nueva es de  alrededor de 10 años. Hasta ahora el record en desarrollar una vacuna nueva está en 4 años. Ante esto, muchos nos hemos preguntado: ¿Cómo se puede desarrollar una vacuna en menos de un año?

Desde mi punto de vista, los motivos de que en tiempo record existan vacunas para hacer frente a la Covi-19, se deben a:

  1. a) La enfermedad afecta a todo el mundo (pandemia).
  2. b) Esta enfermedad está colapsando la sanidad a nivel mundial.
  3. c) Esta enfermedad está dañando la economía de todos los países.
  4. d) Aquel laboratorio que desarrolle una vacuna va a obtener pingües beneficios.

Por estos motivos se han invertido grandes cantidades de dinero en encontrar una vacuna, la mayoría  de los laboratorios se han dedicado exclusivamente a desarrollar una vacuna, y un gran número de científicos se han dedicado en cuerpo y alma a desarrollar esa  vacuna contra el coronavirus.

Otro de los motivos de este rápido desarrollo de la vacuna es que, en el estudio de las vacunas aparecidas para hacer frente al SARS-Cov2, no se ha partido de cero ya que se ha aprovechado la experiencia de las investigaciones previas con vacunas frente a otros coronavirus (SARS y MERS) pues estos virus conocidos tienen alrededor de un 80% de similitud con el SARS-CoV-2.

Ya para el 11 de Abril de 2020 había en evaluación 70 productos registrados candidatos a vacunas, 3 vacunas en evaluación clínica y 67 en evaluación preclínica. (Agencia de Salud Pública de Cataluña).

Como ya he mencionado anteriormente, para  lanzar una nueva vacuna se requiere de 4 a 10 años. Este largo periodo de tiempo viene motivado porque es  necesario pasar por unas fases de investigación: etapa exploratoria, etapa preclínica, etapa clínica, revisión reglamentaria y aprobación, fabricación… Lo habitual es que transcurran meses entre las distintas etapas, pero en este caso estas etapas se han realizado en paralelo, se han acortado plazos entre las etapas clínicas, se ha comenzado una fase sin finalizar la precedente. Este acortamiento ha dado lugar a adelantar la aparición de la vacuna. Así mismo, en las diferentes etapas, se han utilizado mayor número de voluntarios en los ensayos. Por poner un ejemplo: Pfizer en la etapa 3 del ensayo, donde se prueba la eficacia y la seguridad de la vacuna, la realizó en 40.000 personas.

3-  “La vacunas que se están utilizando, están basadas en técnicas desconocidas, van a manipular nuestro ADN, NOS PONEN UN CHIP…”.

Lo que caracteriza a las vacunas que se están utilizando ahora en Europa (Pfizer, Moderna), es que son vacunas de ARN mensajero.

(Nota de la redacción: El ARN mensajero o ARNm es el ácido ribonucleico que transfiere el código genético procedente del ADN del núcleo celular a un ribosoma en el citoplasma, es decir, el que determina el orden en que se unirán los aminoácidos de una proteína y actúa como plantilla o patrón para la síntesis de dicha proteína).

¿Qué es un ARN mensajero?  Las vacunas basadas en ARN mensajero no son una técnica nueva para los científicos. La única novedad en este caso es que van a ser empleadas en humanos a gran escala. Esta técnica se viene empleando en ensayos clínicos desde hace décadas. En los últimos años, se han hecho ensayos clínicos en humanos en fase I y II contra VHI, gripe, rabia, Zika… Con esta técnica se están realizando ensayos contra el cáncer de próstata, mama, melanoma. Es decir, no se está partiendo de cero

¿Qué tiene de novedoso este tipo de vacunas? Las vacunas de ARN mensajero se diferencian de las anteriores en que no se inocula ningún patógeno atenuado, ni fragmentos del mismo. En su lugar, los científicos crean un ARN mensajero sintético en el laboratorio, el cual contiene una copia de parte del código genético del virus. Concretamente, lo que se fabrica sintéticamente en laboratorio es la proteína que recubre el virus: esta proteína es la que permite al virus adherirse a las células humanas para penetrarlas y así reproducirse e infectar. Este ARN mensajero sintético, se introduce en nuestras células y hace que nuestro organismo fabrique un antígeno específico contra dicha proteína, estimulando así nuestro  sistema inmune.

Una de las ventajas que tiene este tipo de vacunas,  radica en que no hay necesidad de cultivar un patógeno en el laboratorio. No se necesitan células ni huevos de gallina para fabricar las vacunas (vacuna contra la gripe). Otra de las ventajas de este tipo de vacunas es que al poder producirlas en el laboratorio se pueden producir con mucha facilidad y en grandes cantidades

Volviendo al tema sobre  los rumores infundados sobre este tipo de vacunas. Uno de los rumores más extendidos dice que las vacunas de ARN pueden modificar nuestro genoma y causar daños desconocidos e irreparables. Sin embargo, lo cierto es que no es posible que este tipo de vacunas pueda alterar nuestro ADN. Según información extraída  de Sociedades Científicas y de informes de epidemiólogos, esta afirmación no es veraz.

 A- Cuando nosotros inoculamos una vacuna ARNm  en nuestro organismo, actúa  igual que el virus Sars-2, al infectarnos se producen millones de ARN mensajeros. Esta reproducción del virus que nos infecta no supone ningún riesgo para nuestro ADN y no lo modifica.  Lo mismo ocurre con la vacuna que nos inoculan que tampoco puede modificar ni alterar nuestro ADN.

 B- La molécula de ARN que se inocula es muy frágil, motivo por el cual, para su conservación, se debe guardar a -80º, es decir, el tiempo que permanece en las células es muy corto en el tiempo que va a estar dentro de nuestro organismo, sólo va a poder reproducir la proteína del virus, y luego desaparece.

C- Dejando a un lado la inestabilidad del ARNm, según todos los informes consultados, este ARNm nunca se podría juntar con nuestro ADN ya que hay una separación física entre los dos: el ADN se encuentra en el núcleo de la célula y el ARN estaría en el exterior, (citoplasma).

Es cierto que hay ciertos ARN que pueden viajar al núcleo, como por ejemplo los del virus de la gripe, pero para ello deberían contener una información genética determinada que lo permitiría, algo que nada tienen que ver con los ARN usados en este tipo de vacunas.

D- Aun suponiendo que el ARN inoculado pudiera conectar con nuestro ADN, no existe la posibilidad de que se integre ya que la secuencia de ARN mensajero de la vacuna no puede integrarse en nuestro genoma al carecer de una enzima especial necesaria para su integración, esta enzima es muy específica y requiere de condiciones muy especiales para funcionar.

En resumen, no hay ninguna evidencia científica que indique que el ARN mensajero usado en las vacunas frente a la COVID-19 pueda tener la capacidad de alterar nuestro genoma.

Cómo dije al principio, la novedad en el uso de estas vacunas es su empleo de forma masiva en humanos, si la respuesta es positiva, como parece ser que si lo es, ante la aparición de  futuras pandemias que, con toda seguridad vendrán, se podrá diseñar una vacuna en tiempo récord una vez sea identificado el genoma del patógeno causante.

CUANDO ME CORRESPONDA, YO SI ME VACUNARÉ. (Si quedan y nos dejan vacunas algunos señores que están en un despacho).

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar