Cara y cruz de la nueva desescalada

Ahora más que nunca es vital que nos continuemos manteniendo en alerta para no volver a retroceder

Apunto de cumplirse el primer año del azote de la pandemia todos conocemos lamentablemente las consecuencias nefastas de relajarnos creyendo que todo ha pasado. Hemos padecido ya la suficiente mala experiencia como para bajar la guardia. Ahora más que nunca es vital que nos continuemos manteniendo en alerta para no volver a retroceder y soportar la fatídica realidad que conllevaría. Así lo vemos un día después de que las terrazas hayan vuelto a las calles y el comercio recobrara sus horarios habituales.

La Comisión de Seguimiento de la Comunidad también ha levantado el cierre perimetral para poder salir de Yecla pero sin cruzar los límites regionales. Un indudable y esperado alivio no exento de riegos ni escepticismo: una parte de los sectores más castigados económicamente opina que levantar el cierre perimetral puede traernos a Yecla otro rebrote que nos obligue a hacer de nuevo marcha atrás. Por otro lado, muchos hosteleros consultados que carecen de terraza piden que se permita la entrada a sus locales manteniendo un restringido aforo que les ayude, aunque sea a malas penas, a salir de la ruina a la que se están viendo abocados.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar