spot_img
viernes, 21 junio, 2024
17.5 C
Yecla
spot_img
spot_img

Francisco Palao Molina, un médico de los de antes

Palao Molina representa a aquella Yecla en la que ser médico no era tarea agradecida ni remunerada. Nunca es fácil olvidar a quienes por encima de su profesión dejan la huella de su gran valía humana

Hubo un tiempo no muy lejano, y que por eso precisamente seguimos recordando y agradeciendo, en el que trabajar de médico en Yecla no era en absoluto tarea confortable ni mucho menos remunerada en su justa medida. Más aún si, como en el caso de Francisco Palao Molina, la especialidad consistía en acudir a cualquier hora del día o de la noche durante los 365 días del año a los hogares yeclanos a ayudar a las madres a que trajeran a sus hijos al mundo; a dar a luz en aquella Yecla en la que no había luz ni agua en muchas casas y donde el asfalto tardaría aún muchos años en llegar a las calles. Aquella Yecla en la que muchos de sus vecinos viví-an del campo y en el campo repartidos por el extenso término municipal. Aque-lla Yecla en la que los médicos apenas tenían recursos para ejercer su vocación, antes de que se acondicionara la maternidad en el ‘Hospitalico» o se abrieran las puertas del Hospital Virgen del Castillo… Esta semana Yecla ha despedido a Francisco Palao, ‘el coma-drón», como cariñosamente y con orgullo lo recordará siempre y al que que tantas generaciones de yeclanos y madres le deben la vida. Nunca es fácil olvidar a los paisanos que por encima de su profesionalidad han dejado para siempre la huella de su gran valía humana.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos