spot_img
sábado, 2 marzo, 2024
7 C
Yecla
spot_img
spot_img

Paisajes y bodegones de Pedro Disla, en la Casa de Cultura de Yecla

Un reportaje firmado por Martín Azorín Cantó

El color y la luz en la obra de Pedro Disla impregnan de una atmósfera inefable la sala oblonga de exposiciones de la Casa Municipal de Cultura. De las 48 obras presentadas, 28 plasman el paisaje rural, de caserones tostados de soles y escarchas, de paredes enjalbegadas de límpida cal o de colores desvaídos por el tiempo inmisericorde. Tres paisajes urbanos encarnan el alma de la Yecla azoriniana; una atractiva composición de Yecla nevada y tres miniaturas, hiperrealistas, completan el paisaje urbano. El resto de las obras son deliciosos bodegones, donde perviven objetos en desuso, obsoletos, o donde resalta el realismo palpitante de las frutas.
La historia, el tiempo y una melancolía apacible se funden en el paisaje urbano y rural.
Óleos y acuarelas, de mediano formato, e, incluso, miniaturas, son obras testimoniales, que evocan un pasado lejano y glorioso, que hablan de la languidez de los caserones de labranza y de las casitas pegujaleras de la llanura rural infinita; de la Yecla noventayochista, de la Yecla eterna de "La voluntad", de la Yecla simbólica de Azorín. Son obras que impactan, que provocan emoción y nostalgia, que laceran el alma cuando se piensa en la pérdida del patrimonio arquitectónico rural, en los caserones dolientes, desolados, que mueren ruinosos y tristes, sin un lamento. Pedro Disla, con su buen quehacer, ha rescatado de la fugacidad de las cosas, del olvido, de la fragilidad de la memoria, parte de la arquitectura rural.
En el paisaje rural -caserones y ermitas-, de un rico y sosegado cromatismo, se intuye el aspecto bucólico de la Yecla pretérita, que desaparece a pasos agigantados. Los caserones, enmarcados en un horizonte luminoso, ostentan el misterio de la soledad; en ellos se respira el tiempo indeleble, el alma del campesinado.
La inauguración de la exposición, muy concurrida, tuvo lugar el 6 de septiembre. El director de la Casa Municipal de Cultura, Liborio Ruiz, comentó la importancia de la obra de Pedro: "un referente a nivel nacional". El artista habló de la variedad temática de la muestra. Y el primer teniente de alcalde, José Antonio Hernández, se refirió a la obra testimonial de Disla: en el paisaje y en las fiestas.
Asistieron al acto en la Casa de Cultura, entre otros, los portavoces de los grupos municipales socialista y de I.U- Verdes, Salvador Santa y José Miguel Castillo, respectivamente; la esposa del pintor, Consuelo Ruiz Melgarejo Martínez; el director del Gabinete Municipal de Comunicación, Alfonso Yagüe, y los pintores Victoria Carpena, José Puche Forte, Tomás Martínez, Francisco Carpena, Ana Santa y Pedro Sánchez Azorín.

spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos