spot_img
sábado, 22 junio, 2024
19.7 C
Yecla
spot_img
spot_img

SAN ISIDRO ES TODO EL AÑO

Quienes están al pie del cañón durante 12 meses, 52 semanas, 365 días, 8.760 horas, saben de sobra de lo que estoy hablando

Debe ser la edad que ya va haciendo mella en los reflejos. O puede ser también que por estar tan acostumbrado a verlo me había pasado siempre tan desapercibido. Porque mira que llevamos años en este tajo y no había caído nunca hasta ahora. Hace unos días estaba escudriñando hasta el último detalle del genial cartel de las Fiestas de San Isidro Labrador que este año firmado María Lorente Más cuando de pronto caí en la cuenta.

Andaba yo ensimismado, como suele decirse, porque realmente se trata de un ingeniosísimo diseño que consigue que, más que mirar tú el cartel, sea el cartel el que se ponga frente a ti y no te quite el ojo de encima a la vez que te empieza a contar un montón de cosas en las que, si no prestas atención, a buen seguro se te pasarían por alto. Me refiero a algo tan común en los carteles anunciadores de fiestas como es la fecha.

Sí, la fecha: “Fiestas de San Isidro. Del 12 al 21 de mayo de 2023”. ¿Cómo que del 12 al 21 de mayo? ¿Sólo del 12 al 21 de mayo? Que yo sepa las Fiestas de San Isidro duran 12 largos meses. En el mismo instante en que terminan las Fiestas de San Isidro de un año comienzan las del siguiente. Imagino que protocolariamente hay que acotar una fecha porque no se entendería que los carteles anunciaran: “Fiestas de San Isidro Labrador de Yecla.

Del 1 de enero al 31 de diciembre”. Estoy seguro de que todas las personas que se involucran en esta festividad (esta festividad que ya saben ustedes-vosotros que a mí me gusta mucho llamar “la reina de las fiestas de Yecla”), saben de sobra a lo que me estoy refiriendo, aunque sea en tono más o menos socarrón. Entre broma y broma, la verdad asoma. Pero lo que no es ninguna broma, y es más cierto que la mentira más verdadera, son las infinitas horas que hay que trillar para que cada año las Fiestas de San Isidro salgan adelante. De ahí que haya multitud de yeclanos que las viven, y sobre todo las trabajan o se las curran, durante todo el año. 12 meses, 52 semanas, 365 días, 8.760 horas con las Fiestas de San Isidro metidas entre ceja y ceja para no salir corriendo a última hora ni mucho menos dejar nada en las temibles manos de la improvisación.

De lo contrario, las Fiestas de San Isidro no serían lo que son ni habrían llegado a donde han llegado. Ni mucho menos alcanzarían la categoría de Interés Internacional que antes de que nos demos cuenta llamará a las puertas de Yecla. (Y creo que nadie lo dude; ya solo es cuestión de aguardar el tiempo reglamentario). En fin… Podría seguir durante muchas páginas echando flores al esfuerzo de las peñas y los peñeros pero sonarían a palabras zalameras. Las personas que están en el ajo sanisidrero saben de sobra de lo que hablo.

Las Fiestas de San Isidro Labrador se viven y disfrutan en Yecla durante todo el año, aunque sea ahora en mayo cuando salen a la luz. Por eso mismo, nos cae como un jarro de agua fría cuando el tiempo pinta tan mal en los días previos a los días más grandes. Las Fiestas de San Isidro Labrador no se lo merecen.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos