spot_img
jueves, 20 junio, 2024
20.9 C
Yecla
spot_img
spot_img

EN LA YECLA INDUSTRIAL DE LA MADERA SE ECHA EN FALTA UN MUSEO DEL MUEBLE

José Puche Forte

Desde tiempos antiguos nuestro pueblo ha tenido un gran prestigio en los oficios artesanos de la madera, cuyos talleres han ido pasando de padres a hijos hasta desembocar en la próspera industria del mueble que muchos de nosotros hemos conocido. Una de las primeras de estas profesiones aparecidas en Yecla pudo ser la de los aperadores o “Maestro de carros”, ya que en aquella vieja villa del siglo XVI llegó a haber más de 500 carros, pues eran muchos los ciudadanos dedicados a la carretería. Profesión que duró hasta mediados de la década de 1960, desapareciendo por la imposición de los tractores. Hoy un carro es una pieza de museo. Otro de los oficios desaparecidos de la madera fue el de tonelero, que tuvo un gran auge desde finales del siglo XIX  hasta mediados del XX, en que hubo gran demanda de toneles para almacenar el vino, los que llenaron las bodegas yeclanas y dejaron excelentes artesanos.

Pero al ser el objeto de este trabajo la carpintería y la ebanistería, nos centraremos en estas dos profesiones, cuyos artesanos empiezan a aparecer a mediados del siglo XVI y entre los que parece ser que destacaba Juan García. Pero sería a lo largo del siglo XVIII cuando al producirse en nuestra ciudad un gran cambio urbanístico fueron imponiéndose los muebles.  Las arcas, así como las mesas y las sillas empiezan a ser objeto común, también las artesas para amasar el pan y algún que otro armario. También las tarimas, “abuelas” de los modernos sofás y las camas, más cómodas y lujosas que las antiguas almargas y carpinteros y ebanistas van teniendo más demanda dando paso a prestigiosos artesanos del mueble a los que se aplica el nombre de “ebanista”, palabra que empieza a aplicarse en Yecla a finales del siglo XIX.

En 1775 había en Yecla 14 carpinteros y en la última mitad del siglo XIX hubo un gran impulso en el arte del mueble que puso las bases de las tímidas industrias  que empezaron a florecer a principios del siglo XX, la cual contó con grandes artesanos como José Mora Parra (Maestro Mora) y algunos de sus hijos, fue el que más destacó. En 1847 aparecen 28 de estos establecidos en Yecla, los que se comprometen durante los meses de marzo y abril en las obras de la Iglesia Nueva (Basílica de La Purísima) sin percibir retribución alguna. En 1892 hay una relación de los siete carpinteros que más destacan, son José Mora Parra, Antonio Marco Roch, Cristóbal Tortosa Laguardia, Bernardo Villanueva González, Felipe Alonso Marco, Joaquín Izquierdo Roses y Pedro Ortín Forte.

Entre los más famosos de principios del siglo XX están José y Teófilo Villanueva Sanchiz, Pedro Ortín Mora, José Pascual Ortuño, José Soriano “Pepe Clara”, Manuel Marco, el “Maestro Parra”, Miguel ‘el Caudetano’ y otros que, aunque no fueron tan nombrados siempre estarán en el recuerdo popular.

En cuanto a la industria del mueble, empezó a gestarse a finales del siglo XIX. Allá por 1917 se asociaron Pedro Chinchilla Candela y Rafael Azorín Fernández montando una fábrica que permaneció hasta principios de los años 20 en que, al separarse, cada uno formó su propia industria.

Hemos de anotar que las primeras máquinas que se trajeron a Yecla para trabajar la madera las trajeron ellos. En la década de los años 20 del pasado siglo están en Yecla las industrias de Pedro Chinchilla y Azorín. Después surgieron las de Beltrán Puche, José Román Carpena y puede que alguna otra. Después vendrían Muebles Lino, Ramón Ortín, Muebles Cano y otras.  Acabada la Guerra Civil hubo una gran crisis provocando mucho paro. En 1949 el arcipreste don José Esteban Díaz viendo el gran problema laboral que había en Yecla fundó una cooperativa con 95 trabajadores y en 1950 se construye para esta un gran edificio que llegó a albergar a unos 150 trabajadores. Al cerrar esta allá por 1974 de sus oficiales salió el germen que desembocaría en la industria yeclana del mueble.

También sobre 1950 afloraron en Yecla gran cantidad de tallistas debido a la demanda de la talla en el mueble, creándose talleres como el de Pedro Ortega, Aurelio Roses, José Andrés y otros pequeños talleres, así como las fábricas de Agustín Díaz, Rovira y Muñoz y algunas otras. Este movimiento industrial condujo a la creación de la Feria del Mueble que se inauguró como Exposición en 1961 en los locales del desaparecido colegio de Escuelas Pías en la que participaron 18 expositores  y en donde se celebraron las primeras ediciones hasta 1968 que fue inaugurado el edificio actual en el paraje de “La Lomica”. También se fueron construyendo numerosas naves para fábricas de muebles en el extrarradio de la población formando los diferentes polígonos industriales actuales que componen la gran industria de Yecla. Esta es a grandes rasgos la historia de la ebanistería yeclana.

Con estos antecedentes patrimoniales expuestos, debemos llegar a la conclusión de que en Yecla es preciso hacer un “Museo del Mueble”, que hasta la fecha no hemos sido capaces de realizar , dejando que se vaya perdiendo este rico patrimonio de todos aquellos muebles que fabricaron nuestros ancestros durante  tantos años y de los que algunos aún perduran. Algunos son joyas de la ebanistería local. ¿Vamos a dejar que se pierdan? Aún es hora de ir recogiendo todo lo que se pueda, porque mañana será tarde. Hay que intentar reunir estos artesanales muebles, las viejas máquinas y herramientas, diseños, proyectos, láminas, fotografías,  plantillas, tallas y demás objetos que vayan completando la historia de la ebanistería yeclana y exponerlos al público. Ellos fueron los artesanos y artistas que, con su esfuerzo y trabajo nos dejaron este hermoso regalo. No lo desperdiciemos. También lograron  hacer  del mueble yeclano la ciudad industrial de la que disfrutamos y de su prestigio, dando vida a nuestro pueblo.

Se perdió una gran oportunidad de realizar este “Museo” en la vieja Cooperativa de Muebles, que habría sido el lugar idóneo, pero con su demolición, llegamos tarde. Nos queda como único recurso  para iniciarlo, la Feria del Mueble, que con este “Museo del Mueble” ganaría gran prestigio y la industria del mueble de Yecla rendiría tributo a todos aquellos viejos artesanos que la iniciaron dejándonos su valioso legado.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos