spot_img
miércoles, 17 abril, 2024
11.4 C
Yecla
spot_img
spot_img

‘AMOTINADOS’, NUEVA EXPOSICIÓN DE LIDÓ RICO EN LA CÁRCEL VIEJA DE MURCIA

se podrá visitar hasta el 19 de marzo

Texto: Míriam Huéscar – Comisaria de la exposición

Foto: La Verdad

‘Amotinados’ es la nueva exposición del reconocido artista internacional Lidó Rico, concebida como verdadera sentencia inspiradora de Vida frente a la acechante Muerte que se esconde tras el mundano vacío que nos toca vivir. Es toda una declaración de rebeldía ante la renuncia a ser y la rendición a entender la perpetua sorpresa de existir. Lidó Rico nos inspira en esta nueva muestra a través de su maestría con toda una lección de supervivencia frente a los naufragios que nos aguardan. Es toda una declaración sobre el poder transformador del Arte y la Cultura como llave de las prisiones del ser humano.

Amotinados es un proyecto especialmente concebido para el nuevo centro cultural “Cárcel Vieja”, como oportunidad de reivindicación de un mejor futuro, simbolizado por la luz inspiradora del Arte como creación humana de libertad, sobre un cuestionable y cuestionado pasado construido sobre decisiones humanas, atrapado en las sombras carcelarias. A través de esta exposición conformada por una escogida muestra que aúna obra inédita con reconocidos títulos, que han consagrado al artista yeclano como uno de los más singulares creadores del panorama europeo actual, el visitante es el centro de la exposición y dispone de una verdadera cartografía para combatir la indiferencia con una doble oportunidad de diálogo: como ciudadano de la ciudad que habita y como ser humano que convive en comunidad, experimentando el nuevo espacio cultural como escenario de libertad.

Las obras, en contacto directo con el espacio histórico de la cárcel, actúan como artefactos que activan los recuerdos de las paredes, de los moradores del espacio y sus emociones, en una suerte de liberación del edificio y su memoria, a través de la capacidad transformadora del arte.

El visitante podrá encontrar una variedad de piezas que van desde remolinos de manos y cerebros que transitan por los distintos espacios rememorando los itinerarios de los presos, cuerpos que nos hablan del pasado de sus habitantes, instalaciones que guardan la esperanza de una llamada de salvación, mesas inestables donde pequeños ángeles nos recuerdan el azaroso destino y pinturas dactilares que conectan directamente con las luces y sombras mentales que habitaron esos espacios. La oportunidad para cada ser humano de comprenderse como encarnación de obra de arte moldeada a base de ser, estar y hacer entre los demás.

La muestra se configura como una experiencia que apela a lo más profundo de las emociones en un viaje que bascula entre acontecimientos pasados y la delicadeza más absoluta de los temas presentes, en un recorrido que reúne un total de 35 obras donde el trabajo magistral del artista en el que se mueve a sus anchas entre pintura, escultura, instalación o vídeo, conecta y se funde con el contexto del lugar. De las diferentes piezas rezuman temáticas que se articulan entre sentimientos de soledad, desconsuelo o miedo, pero siempre impregnadas con un halo de esperanza en imágenes sobrecogedoras que apelan a la infancia soñada, la familia amada, la memoria evocada, la fragilidad del tiempo presente o la visión futuro.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos