“Me gusta tanto el vino de Yecla que lo he promocionado hasta en Rusia”

José Miguel López: Galardonado como Enoturista del año 2019

Recibirá este domingo el reconocimiento en el transcurso de una gala en el Teatro Concha Segura

¿Cómo afronta la gala del próximo domingo y cómo va a ser su intervención?
He preparado un discurso. Lo tenía redactado desde hace días, pero al llegar el martes a Yecla lo rompí. Yo soy una persona muy dada a la improvisación pero una gala como esta no se presta a ello. Tengo clara una base sobre la que elaboraré la intervención pero de momento nada más. Supongo que aún tengo tiempo de preparar otra cosa. Lo que sí puedo adelantar es que la música tendrá protagonismo y por supuesto aún más teniendo con nosotros a Juan Saurín, un gran guitarrista y uno de los mejores del metal en nuestro país.

¿Cómo se sintió cuando le comunicaron que era el Enoturista del Año?
Muy halagado. Hay que tener en cuenta que yo soy de tierra de vinos, de Haro (La Rioja), y por eso lo valoro y agradezco enormemente. Además, coincide que ahora la presidenta de Ruta del Vino es Aurora Picó, a la que tengo mucho cariño porque he estado muchos años en su hotel. Es una mujer muy capaz y que afronta el enorme reto de sustituir a Juan Pedro Castaño, que ha sido un auténtico líder para este proyecto común de la Ruta.

Nos consta que es usted un gran defensor de los vinos de Yecla… ¿Por qué le gustan tanto y cómo los promociona?
El vino de Yecla lo he llevado hasta Rusia. Tengo una hija trabajando como profesora en la Universidad de Tomsk, en Siberia. Y hasta allí han llegado los vinos de vuestra ciudad que además han tenido un gran éxito. Soy un gran difusor del vino de Yecla porque me encanta. Me gusta mucho su sabor. Fue en el lejano 1980 cuando vine a Yecla por primera vez y conocí la uva monastrell. Me gustó su sabor, su poderío, lo recio que era (más que ahora que se ha suavizado). Desde entonces soy consumidor de este vino, sin saber que un día tendría el enorme honor de ser designado Enoturista del año en esa misma ciudad.

¿Qué siente al pasar a formar parte de una lista de Enoturistas que incluye nombres como Sole Giménez, Sergio Sauca, Liborio Ruiz, Francisco Ortuño Millán o colectivos como Coros y Danzas o la Asociación de Amigos de la Música?
Lo primero que siento es respeto y cierto vértigo. Entrar a formar parte de una lista así impone mucho. El listón lo puso muy alto además mi compañera periodista Noemí Martínez el año pasado porque fue un acto muy emotivo y me va a costar igualarla. A todas las personas y colectivos que me han precedido como Enoturistas los respeto mucho y estoy muy honrado de estar en su compañía. Va a ser un acto muy emotivo. Vendrá mi mujer y varios amigos y estoy bastante ilusionado.

Ruta del Vino se ha consolidado en los últimos años de una manera clara, con un calendario de actividades que ya forman parte de la vida social de Yecla… ¿A qué atribuye este éxito?
En primer lugar a la enorme calidad del vino ‘made in Yecla’ y segundo a la buena gestión de Ruta del Vino que ha dotado a la ciudad de un amplio calendario de actividades que además son muy gratamente acogidas por la población. Creo que este organismo gozará de una larga vida.

Nos gustaría destacar también su carrera periodística y los años que lleva en el programa “Discópolis” de RNE, que le ha convertido en uno de los periodistas musicales más influyentes del país…
Empecé con un primer y único contrato en 1977. Al principio compaginé radio y prensa en “Informaciones”, donde pude conocer a un ilustre periodista yeclano, Pablo Corbalán a través de quien era mi jefe, Juan Pedro Quiñonero. Después el periódico cerró y ya me quedé en la radio, donde no hacía información musical. Eso fue a partir de 1987 cuando Fernando Argenta me encargó “Discópolis” en principio para una única temporada. Y llevamos ya 32 y celebramos hace poco los 10.000 programas con la Banda de la Asociación de Amigos de la Música de Yecla.

¿Cuántos años lleva viniendo a Yecla en la Semana del Festival de Jazz? ¿Cómo ha visto esa evolución?
Llevo viniendo desde 2010 y el Festival estaba lanzado pero hay que reconocer que el empuje que le hemos dado desde “Discópolis” ha sido decisivo. Aunque tengo que aclarar que nosotros, como periodistas que somos, reflejamos solo lo que vemos. Es decir, no influimos para nada en la programación del Festival de Jazz. Pero la evolución es positiva. Empezó en la Plaza Mayor y ha llegado al Teatro. Se ha ganado en calidad y los índices de audiencia son fenomenales edición tras edición.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar