spot_img
sábado, 22 junio, 2024
19.7 C
Yecla
spot_img
spot_img

Vuelve la Hécula de Castillo-Puche

Por José Pascual Ortuño Redondo

Hay ciudades con pasado y otras con futuro, pero aquí parece como si ya se nos hubiera pasado la hora de ambos: a Yecla le pasa como a aquel catedrático murciano al que telefonearon para una sesuda cuestión cuando estaba en el aseo miccionando: "Perdona chico pero es que me pillas descontextualizado". Nosotros cada vez que llamamos a Murcia por la Autovía, o por cualquier petición, los pillamos descontextualizados. Eso hoy no toca, que diría Jordi Pujol. Cuando Aznar, no tocaba, porque el entonces alcalde jumillano, el socialista Francisco Abellán, andaba a la greña con el trazado, lo que produjo una demora nefasta, que desembocó en los ocho años del tándem Zapatero – Pepiño Blanco con el fraccionamiento en tramos. Los pasamos entre la melancolía de lo que estuvo a punto de conseguirse con Aznar y la esperanza de que lo iba a hacer Rajoy, y ahora por la crisis esos míseros tres millones para tapar la boca. Nos venden humo y lo compramos a precio de oro. Cuanto añoramos aquel Chicharra, aquel tranvía-mixto, ese sí vertebraba la comarca. Cuantas vidas se han quedado en las curvas de la carretera de Jumilla

Nos surge una pregunta Sr. Valcárcel, ¿en qué quedó lo de la Autovía por usted prometida San Javier – Santomera – Pinoso – Yecla? ¿Que hay de lo mío? Es la eterna pregunta y la eterna respuesta: " Perdona, pero es que me pillas descontextualizado". Es nuestro sino, lo llevamos CON LA MUERTE AL HOMBRO, como diría el genial Castillo-Puche.

La Historia de Yecla es la crónica de una promesa de cuyo cumplimiento exime la llegada del próximo ciclo negativo. Cuando pase la crisis, seguro que otra vez será el momento justo para que lleguemos tarde. Vamos con el paso cambiado de la Historia. Volvemos a parecernos a la Yecla de los años 30, esa que nos relata Azorín, Pío Baroja, Unamuno, la Hécula de Castillo-Puche, la Hécula ciudad sombría, la de ‘Hicieron partes», reminiscencias de»La Voluntad» de Azorín.

Dice el gobierno que 2014 es el año en que la economía volverá a crecer, y yo me pregunto si aguantarán hasta el 2014 las empresas. Habrá quien aguante hasta el 2014, quizá sí, la cuesta abajo termine el año que viene, pero ¿hasta dónde habremos descendido ya?
Crisis, deuda, paro, prima de riesgo, rescate, cierre de empresas, el timo de las preferentes, la ausencia de crédito, desahucios… ¿hasta cuándo podremos aguantar así? Hay que crecer, porque sin crecimiento no hay futuro, y ahora otra huelga. ¿Hacía falta? La segunda en lo que va de año, y va el PSOE, que fue el que nos avocó a la crisis y la secunda.

Y mientras, venga economía sumergida, trabajando por las noches, como si fuésemos delincuentes, para que no nos pillen los Inspectores de Trabajo, y por las mañanas se llena el pueblo de furgonetas de reparto. Mal futuro se adivina; los bancos que dieron alegremente los créditos: ibas a pedir una hipoteca y te salías con el piso, los muebles, el coche, pero claro, había que devolverlos, vino la crisis y ahora vienen los desahucios (de éstos, de los desahucios, nos ocuparemos otro día). Solo había un deseo, ganar dinero, tener el último modelo de coche y un lujoso chalet, olvidándonos del futuro, podía llegar una crisis, como ha sucedido, ¿y ahora qué? Y es que el tejido empresarial de Yecla se basaba en grandes dueños; se echaba en falta la palabra empresario.

Enseñamos a los jóvenes a ganar dinero fácil y rápido, abandonando sus estudios y ahora NI estudian, NI trabajan, NI futuro para ellos: es el fenómeno de los NI-NI, una preocupante y peligrosa deriva de la juventud.

Y esos bancos que ayer nos prometieron que el Paraíso se podía comprar a plazos, y hoy nos emplazan a los infiernos, a ellos les crean un banco malo, como si alguna vez hubiera habido alguno bueno. Te dan el paraguas cuando hace sol y te lo quitan cuando llueve. ¿Para cuándo el crédito a las empresas?

Como en la época de la burbuja inmobiliaria, proliferaron empresas pequeñas, no competitivas en mercados exteriores y al fallar el mercado nacional y estallar el boom inmobiliario, tienen mala salida, un sombrío panorama de futuro se cierne sobre ellas, solo a esperar que pase la crisis, pero ya nada volverá ser igual, renaceremos sí, pero de otra manera, más cautos. Se acabó el café para todos, se ha puesto rancio por abusar de la cafetera.

Pero en fin, dejémonos de llorar y veamos que podemos hacer. Creemos una gran plataforma para salvar a Yecla de la garras de la crisis, asociémonos, creemos y fomentemos la marca Yecla, una estructura fuerte que nos lance a mercados exteriores donde seamos competitivos, hace falta rediseñar una nueva Yecla, juntemos nuestras fuerzas que unidos si que podemos, ¡YES, WE CAN!

Hemos de centrar nuestra economía en cuatro pilares:

1- MUEBLES en general, con especial atención a Muebles Tapizados, Auxiliares, sin olvidar el sector colchones, en creciente auge. Con apertura de nuevos mercados; Europa, con atención especial a Rusia, y Asia, en especial el gigante chino, y Países Árabes, allí es hacia donde hay que dirigir nuestros objetivos, nuestro gran tesoro LA EXPORTACIÓN, y lo dice, quién fue pionero en esas lides, allá por principio de los años 80. Llevamos 30 años de retraso. Crear estructuras asociativas, para ayudar a la pequeñas empresas, y es que el tejido empresarial de Yecla, se basaba en grandes dueños, se echa en falta la palabra empresario.

2- VINOS, en creciente expansión. Es curioso comprobar una vez más, "el olvido" por llamarlo de una forma suave, a que nos tienen sometidos. En un conocido periódico de tirada nacional venía un amplísimo reportaje a páginas: "Descubrir España entre viñedos", con amplio y detallado mapa de rutas y denominaciones de origen, y en la Región de Murcia figuraban Jumilla y Bullas. ¿ Y a que adivinan quién faltaba?. La de siempre, Yecla. ¿Casualidad?

3- ARQUEOLOGÍA, con difusión del turismo nacional a esos yacimientos y esa joya que es el Museo Arqueológico " Cayetano de Mergelina”, MAYE.

4- Difusión nacional de nuestras dos grandes fiestas: Las Fiesta Patronales en honor a la Purísima Concepción, declaradas de Interés Turístico Nacional y las Fiestas de San Isidro, con el Desfile de Carrozas, tan peculiar.

¿Qué fue de aquellos sueños, Autovía, estación TIR, Aduana, como la estación de Blanca, una fuerte plataforma exportadora, Conservatorio profesional de Música, (ahí lo tienes, en Jumilla, como la Escuela de Formación Profesional, también en Jumilla)… ¿Pero qué pasa con Yecla, estamos estigmatizados?. NO, ES QUE SOMOS EL EXTRANJERO

Es curioso que en determinadas profesiones seamos una ciudad de paso, médicos, enfermeras, profesores de institutos, especialmente el Castillo-Puche, se nota la lejanía y aislamiento de la ciudad. Pero es hora de rebelarse, no dejemos que el aburrimiento, la tristeza y el conformismo, se apodere de nosotros y pensemos en el futuro: ser la Yecla alegre y esperanzada.
LA SONRISA CUESTA MENOS QUE LA ELECTRICIDAD Y DA MÁS LUZ, reza un proverbio escocés.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos