¿Regresará el ‘Gordo’ a Yecla tras 173 años de larga espera?

Las hermanas Villascusa-González Moro, cuarta generación de loteras, comparten su experiencia y anécdotas

Llega uno de los momentos más esperados de la Navidad. El Sorteo del ‘Gordo’ del 22 de diciembre llevará el domingo la ilusión (y el dinero) a muchos hogares. La mayor incógnita es si Yecla estará entre las poblaciones agraciadas. Y si así fuera se pondría fin a una larga espera porque ‘el Gordo’ no ha tocado en Yecla desde hace 173 años, concretamente desde 1846, como recuerdan para SIETE DÍAS YECLA las hermanas Alicia y Alejandra Villascusa, gerentes de la Administración de Lotería número 1 de Yecla, una de las mas veteranas de España, y cuarta generación de una familia dedicada a este trabajo.
“1846 fue el único año en el que ‘el Gordo’ tocó en Yecla y el premio lo repartió nuestro bisabuelo. Desde entonces no ha tocado ni un segundo ni un tercer premio pero la suerte es caprichosa. Igual puedes no dar un premio en 100 años que darlo varias veces seguidas”, afirman Alicia y Alejandra, que repartieron hace ahora casi dos años el mayor premio que se ha otorgado en Yecla, diez millones de euros con el tercer premio íntegro del Sorteo del Niño, lo que ha revitalizado las ventas. “Se ha notado mucho, sobre todo en el Niño, que es un sorteo muy supeditado a los premios que repartes en Navidad”, señala Alicia Villascusa.

Las ventas del Sorteo de Navidad van bastante bien este año. Una vez más, las asociaciones, clubes deportivos, escuadras, peñas y cofradías han sido previsoras y han retirado la lotería de Navidad en septiembre. En cambio, los particulares están comprando sus décimos esta última semana. Las dos loteras coinciden en que “la gente viene a por terminaciones muy específicas que significan algo en su vida. La fecha de su boda, el nacimiento de sus hijos… También suele gustar mucho el año en el que estamos. Por eso este año la terminación 19 es muy buscada”.
En cuanto a los números abonados, las familias mantienen una enorme fidelidad. De hecho, según explican, incluso tras el fallecimiento de los padres, los hijos continúan jugando el mismo número.
Como personas que llevan dedicadas a este trabajo toda su vida, Alicia y Alejandra Villascusa han sido testigo directo de la evolución de una profesión que se ha informatizado totalmente. “Yo recuerdo de pequeña que mi padre tenía siempre las manos llenas de tinta, porque entonces la lotería se sellaba. Ahora, los programas informáticos nos permiten saber y controlar todo. Sabes la cantidad de números exactos que te quedan, si tienes una terminación o no la tienes. Es algo crucial para los que nos dedicamos a esto”, manifiesta Alejandra Villascusa.

Firmar los décimos y hacer fotocopias evita problemas futuros

Desde la Administración número 1 de Yecla nos ofrecen varias recomendaciones para evitar problemas en caso de compartir un décimo y que este salga premiado. “En primer lugar, firmar los décimos por detrás todas las personas que lo juegan, además de fotocopiarlos, indicando los nombres y apellidos de las personas que lo comparten. También, en la era de la telefonía móvil, es conveniente crear un grupo de Whatsapp añadiendo a todos los portadores del décimo”, explica Alejandra Villascusa. En cuanto a la obligación de tributar por los premios, ambas hermanas creen “poco probable que ningún Gobierno renuncie a esos ingresos, pero ya se está levantando la mano y ojalá vaya a más con el tiempo hasta conseguir una exención total”, concluyen.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar