Premio Siete Días 2016 a la Mejor Labor Cultural: Emilio Pascual Molina

Próximo jueves, 10 de noviembre, amplio especial sobre el desarrollo de la gala de entrega de este año, celebrada en la noche del jueves 3 de noviembre en el Treatro Concha Segura.

LUIS EMILIO PASCUAL MOLINA – SACERDOTE

Si Emilio-Javier Pascual Molina hubiera nacido cinco siglos antes, allá por 1461, hubiera sido contemporáneo de Leonardo da Vinci, hubiera conocido a Miguel Ángel, y seguro que con ellos y como ellos su vida habría deambulado en múltiples campos artísticos, musicales o humanísticos.

Porque eso es Emilio Pascual, un artista total: comenzó cantando en la Escolanía parroquial de la Purísima (por cierto, necesitando la ayuda de un pequeño cajón de madera para poder llegar al micrófono), hizo sus primeros estudios elementales de solfeo y piano y aprendiótambién como autodidacta a tocar la guitarra, decidió ir a Valencia a estudiar Bellas Artes-una carrera y una vida que, en aquel tiempo, parecía demasiado bohemia para una familia más bien tradicional en las costumbres-, se especializó en pintura con gran malestar por parte de su profesor de escultura, comenzó a pintar, a llenar las paredes de las escaleras de casa con sus obras de estudiante y sus primeras obras ya de las exposiciones iniciales, continuó aprendiendo a tocar otros instrumentos (timple canario, violín…), fue profesional del diseño en una empresa tapicera yeclana al tiempo que para la imprenta familiar (Artes Gráficas Victoria) realizaba distintos tipo de trabajos…, y siguió cantando en el Coro Juvenil , después Coro Polifónico y más tarde Coral 610.

Pero más allá de todo esto tenía vocación de enseñante, de maestro, quería que otros valoraran y aprendieran lo que él había descubierto y gozado, y por eso se presentó a los distintos concursos y oposiciones para sacar la plaza de profesor en secundaria (en Torre Pacheco, Molina de Segura y Jumilla todavía le recuerdan) hasta recalar en el Instituto Azorín de Yecla, su ciudad natal, porque Mª del Mar le había enamorado y era ya hora de crear un hogar. Su primera alumna fue su propia hija, que descubrió el mundo de los colores “manchando hojas de papel blanco” junto a los pinceles y los lienzos de su padre. Hoy día son sus alumnos de arte, de dibujo, de fotografía o cine los que a través de los trabajos realizados en el aula, y premiados a nivel regional muy a menudo, se entusiasman con una futura profesión vinculada a los medios de comunicación o al mundo artístico.
Lo que pocos saben es que “su primera obra de arte” la realizó con solo tres años cuando llenó los ladrillos y la bañera del renovado cuarto de aseo de casa de sus padres con el minio rojo que estaba preparado para evitar la corrosión de elementos de hierro; tras los azulejos del baño todavía existe.Tras aquella “primera experiencia”, cientos de horas de trabajo en las habitaciones superiores de la casa paterna, en su estudio en la Casa del nene, y decenas de exposiciones individuales o colectivas. Siempre investigando, siempre buscando la innovación y siempre experimentando, porque Emilio bien podría hacer suyas las palabras del genial escultor vasco Eduardo Chillida:“trabajo con las cosas no tanto para conocerlas, sino para saber por qué no las puedo conocer, es decir, para conocerme”.

Ha realizado retrato y dibujo figurativo a carboncillo, escultura en barro y bronce, ha realizado instalaciones rompedoras en hielo jugando con luz negra, y por supuesto, pintura en todas las posibilidades que un lienzo en blanco, unos pinceles y unos recipientes llenos de óleo de cualquier color permiten: figurativo, paisajístico, collage, impresionista…, pero siempre combinando el color con la intención de mostrar a través de él los sentimientos humanos. A destacar la obra que, como homenaje a Azorín y a su novela “La voluntad”, preside el Jardín de la Constitución en Yecla, o el busto de D. Cayetano de Mergelinaque, en una escena inspirada en su trabajo arqueológico, da la bienvenida a la ciudad a su entrada desde Villena o Pinoso. Los lienzos y los marcos de su obra pictórica los prepara él mismo. También se fabricó una fragua casera, junto a su estudio, para poder trabajar y modelar hierro o acero “corten”, con los cuales produjo una colección de figuras escultóricas que permiten ser expuestas tal como están realizadas o pueden servir, a escala superior (1:10), para grandes espacios urbanos.
Emilio “piensa pintando”. Su pintura es lo que su corazón y su mente laten o discurren. Quiere transmitir -y lo consigue- emociones, impresiones. Los títulos de sus exposiciones así lo sugieren constantemente. Su pintura es de formato grande porque pinta no tanto para vender cuanto para expresar lo que siente. Le gusta combinar todas las posibilidades en una única manifestación artística: música, palabra, pintura, escultura, proyección…
Escribir sobre un hermano no es fácil y más cuando mis cualidades artísticas en el mundo de la pintura o la escultura son manifiestamente nulas, pero he querido expresar lo que tantas veces he visto, le he escuchado o hemos comentado frente a su obra.

Emilio ama a Yecla, le gusta vivir en su pueblo y trabajar en él y por él, y lo demuestra cada vez que puede o se solicita su colaboración, su presencia, su trabajo o su consejo. Ha realizado carteles para los principales fiestas de nuestro pueblo, portadas o ilustraciones de cuentos o novelas, y se atrevió a ser original con un Pregón “artístico” para la Fiestas de la Purísima.Emilio es trabajador, concienzudo, silencioso, a modo de una “hormiguita” laboriosa… y le gustan las cosas bien hechas, así como las gachasmigas, el saborear un buen vino y todas las tradiciones yeclanas.

De todos modos, delante del arte de Emilio Pascual sobran las palabras, porque lo único necesario es el silencio y la contemplación. De su fuerte espiritualidad vive también su obra y ésta nos puede poner en conexión con Dios, creador y hacedor de todo y fuente de sentido de la vida del hombre.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar