Rafael Verdú Pascual: “El vino es parte de nuestra cultura, da forma a la manera de hacer y de ser de un pueblo”

Aunque ya está jubilado, Rafael Verdú lleva toda su vida vinculado al mundo de la empresa como economista y asesor, manteniendo una estrecha relación con bodegas de todo el país y hasta llegó a desempeñar los cargos de secretario y presidente de la DO Yecla en los 80

Antonio M. Quintanilla Puche

Cuando le propusieron ocupar la Presidencia del Consejo de la Denominación de Origen Protegida Yecla se quedaría usted al menos igual de sorprendido que nosotros.

Fui propuesto por una de las bodegas unos meses antes y el Pleno de la DOP Yecla de 5 de julio pasado, convocado al efecto, decidió elevar la propuesta de mi Presidencia el consejero de Agricultura competente en la materia, que fue felizmente aceptada. Por supuesto que me alegró.

Imaginamos que previamente el Consejo se habría puesto en contacto para adelantarle que habían pensado en usted. ¿Tardaron en convencerle? ¿Por qué aceptó?

Evidentemente supe de mi propuesta de nombramiento con anterioridad, como ya he dicho.
No tuvieron que convencerme. A final de la década de los años 80 estuve de secretario y después de presidente del Consejo, por lo que ya sabía de qué se trataba. El mundo del vino me atrae desde siempre; forma parte de nuestra cultura desde antiguo, da forma a la manera de hacer y ser de un pueblo. Ahora que se habla tanto de la sobreexplotación de acuíferos y de terrenos, la viticultura es un modelo de producción sostenible y respetuosa con el medio ambiente y necesaria para no perder parte del paisaje que nos identifica.

Desde el punto de vista del consumo me considero dentro de los que gustan compartir vino con amigos, en compañía, poniendo tono a las conversaciones. Es obvio que el que abusa no conseguirá disfrutar de él, todo en su justa medida.
Así que me siento halagado y agradecido por la confianza que ha demostrado el Pleno hacia mi persona, espero ser merecedor de ello.

¿Qué afinidad la une a usted al vino, a las bodegas y a la industria vinícola de Yecla?

Pocos vecinos de Yecla, me atrevería a decir que casi ninguno, desconoce el mundo de la viticultura. El que más y el que menos ha disfrutado de los viñedos siendo propietario o con un pariente propietario de viña o bodeguero. Los que peinamos canas recordamos cómo cruzaban los carros y los tractores por el centro de la cuidad camino de las bodegas.

En mi caso, desde joven y en ambiente familiar, me vi cercano a la agricultura y viví de cerca las vendimias, pero la relación más importante con el sector me viene de la actividad profesional que desarrollaba antes de mi reciente jubilación. He vivido las circunstancias que han venido atravesando las bodegas en los últimos cuarenta años muy de cerca y me considero conocedor de sus problemas. Además, y sin ser presuntuoso, he colaborado con bodegas de varias denominaciones de origen y sé de lo que hablo.

¿Ha tenido oportunidad de reunirse con su antecesor para evaluar el momento actual de la DOP Yecla y el futuro de la misma a corto y medio plazo?

No he podido hablar directamente con Pascual Molina, anterior presidente, pero soy consciente de la dedicación y esfuerzo empleado en su mandato. De otra parte, quiero comentar que he encontrado predisposición y afecto en la Comisión Permanente, siendo acogido por sus miembros con ánimo de sincera colaboración.

¿Qué más se puede hacer para continuar promocionando el vino de Yecla que no se haya hecho hasta ahora?

Todo está inventado; promociones, asistencia a ferias, catas que nos acerquen al consumidor y a la hostelería, búsqueda de apoyo en las administraciones públicas… Aunque lo más importante es que tenemos que elaborar el producto en condiciones de calidad, para obtener los vinos que nos hacen diferentes, y lo que necesitamos es que el agricultor siga cultivando su uva como lo viene haciendo, con dedicación y medios; esto solo es posible obteniendo un precio de la uva razonable que permita a los agricultores llegar a unos rendimientos que le hagan olvidar la tentación de acudir a la prima por abandono al arrendamiento de la finca.

Las cifras constatan que el vino de Yecla parece que se vende mejor en el extranjero que en nuestro país.

España es uno de mayores productores de vid del mundo y nos vemos superados por otras naciones en el nivel de consumo. Elaboramos un vino con una relación calidad–precio que nos permite acudir al mercado exterior en condiciones de competencia. La DOP Yecla, no es menos y exportamos el 92 % del total de la producción de vino.

¿La hostelería y la restauración de Yecla hacen todo lo que está en sus manos (y en su mesa), para promocionar nuestros vinos a cuantos nos visitan?

Es posible que falte algo de cultura vinícola en el sector, aunque el consumidor debe interesarse más por un producto que se identifica con la tradición y forma de ser de un pueblo. Desde aquí llamo la atención a consumidores y hosteleros para que sepan que se pueden sentir orgullosos de nuestros vinos. Desde el Consejo debemos de seguir trabajado en este aspecto, para mejorar la promoción y el consumo de los vinos de Yecla.

Brindamos por su éxito como presidente de la DOP Yecla. ¿Tinto, blanco o rosado? ¿De alguna añada en especial?

Esto va en gustos y a mí me gustan los vinos jóvenes tomados a temperatura adecuada, pero sobre gustos no se puede opinar.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar