José Miguel López siempre ante los micrófonos de Radio 3

“El Festival de Jazz de Yecla ha cuidado siempre la música hecha en España”

- Alex Delegido -

José Miguel López: Director y presentador del programa ‘Discópolis’ de Radio 3

Nos gustaría conocer (de manera resumida) su trayectoria en los medios de comunicación…
Soy redactor de Radio Nacional de España desde el 1 de abril de 1977. Mi primer y único contrato tras aprobar una oposición a los seis meses de haberme licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Previa y simultáneamente trabajé en el diario “Informaciones” durante tres años. Hice las prácticas en la revista “Ritmo”, de música clásica. En RNE fui destinado en 1981 a Radio 3 y allí, tras diversos equipos, Fernando Argenta me encomendó el programa “Discópolis” el 5 de enero de 1987. Ya voy por mas de 10.300 ediciones. Paralelamente he trabajado en Radio 5. Tambien represento a RNE en la Unión Europea de Radiotelevisión.

¿Cuántos años lleva formando parte de Yecla Jazz Festival (que ha cumplido ya 15 ediciones) con su programa de radio? ¿Cómo ha visto su evolución desde que usted se incorporó a la actualidad?
Comenzamos la colaboración en 2010. Durante dos años hice ‘Discópolis’ desde RNE en Alicante, luego desplazamos la Unidad Móvil desde RNE Murcia y hasta ahora. En Alicante hacíamos solo un programa, en Yecla empezamos haciendo dos y ya vamos haciendo cuatro en directo y este año cinco porque hubo un previo desde Madrid, con el concejal de cultura, Jesús Verdú. La evolución es fenómena. Se ha ido equilibrando el cartel y siempre se ha cuidado mucho el jazz hecho en España. Esa es la faceta que mas me interesa en ‘Discópolis’ porque en estos años el jazz español ha crecido mucho y está en un nivel fuera de serie. Esta las ediciones es la mas internacional de todas y hay fuerte presencia de blues y R & B que a los yeclanos les gusta mucho.

¿Considera que más poblaciones deberían apostar por eventos culturales y musicales de este tipo? ¿Cómo contribuye a este éxito que las actuaciones sean gratuitas?
Cada ayuntamiento programa lo que considera. En Yecla hay mucha afición a la música y el consistorio es sensible a este dato. El nivel es alto, incluso muy alto. Ahí está la Asociación de Amigos de la Música y su fabulosa banda de música, con un director, Ángel Hernández, inquieto y creativo y unos profesores muy preparados y abiertos. La colaboración entre RNE, ‘Discópolis’ y el Festival de Jazz ha dado unos frutos estupendos. El acuerdo es satisfactorio para todas las partes y el listón se ha colocado muy alto .

Respecto a la gratuidad de los conciertos me parece bien pero ese tema no me concierne. Hay festivales gratuitos en otras ciudades que están vacíos y otros de pago donde no cabe un alfiler. Creo que el éxito del festival está en su cartel bien equilibrado del que Cesar Castaño y el equipo del Ayuntamiento son responsables. Sé positivamente que hacen un trabajo duro buscando equilibro entre calidad, presupuesto, artistas, fechas… Al final el público lo reconoce y llena el teatro. Hay afición.

Es usted un buen conocedor de Yecla y sus bondades turísticas, culturales, gastronómicas…¿Qué es lo que más le gusta de la ciudad?
Conozco la bondad de los yeclanos. He hecho buenos amigos y quiero mantenerlos. Por lo demás descubrí un estupendo Museo Arqueológico, no solo por el busto de Adriano; he recorrido los paseos de madera desde la Ermita hasta la ciudad; como buen jarrero (natural de Haro, Rioja) aprecio el vino y las cualidades de la Monastrell… Bien, todo eso lo he contado, lo transmito en ‘Discópolis’ y allí donde puedo, y si la gente no lo conoce se queda asombrada y terminan preguntando eso de ¿cómo se va a Yecla? Y además quiero agradecer a la Asociación de Amigos de la Música de Yecla y a la Alcaldía la enorme colaboración prestada para la celebración de Discópolis 10.000 en Coslada, Madrid. Fue grandioso.

Usted conoció a un nombre fundamental de la cultura yeclana, Pablo Corbalán… ¿Qué recuerdos guarda del escritor y periodista?
No fui amigo de Pablo Corvalan, pero me cruzaba con él en la redacción del periódico. Le saludaba con admiración pero nada más. Yo era muy bisoño entonces. Su gran amigo fue Juan Pedro Quiñonero y de este sí que tengo que hablar maravillas porque me enseñó mucho. Vine expresamente a la inauguración de la Sala Pablo Corbalan, por mi conexión con él, que fue mi primer jefe de verdad, en “Informaciones”. El acto en sí fue un reconocimiento a Quiñonero, maestro de corresponsales y para mí, toda una referencia. Él es el eslabón entre la Generación del 27, Pablo Corbalán y la actualidad. Cuando eres joven operas como una esponja y el mero saludo ya es una enseñanza. Corbalán tenía un aura especial, todo el mundo le respetaba. Es uno de los grandes críticos literarios del siglo XX. El suplemento que dirigió fue muy influyente y pionero en el periodismo. Babelia es una buena muestra.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar