La pandemia se estabiliza a duras penas tras unos días críticos y sigue preocupando

El 30% de los actuales ingresados son personas de entre 30 y 65 años, algunos sin patologías

La pandemia comienza a estabilizarse muy lentamente tras haberse desbocado el pasado fin de semana con más de 500 casos pero sigue preocupando y mucho a las autoridades sanitarias y a la población en general. Al cierre de esta edición, en Yecla hay 484 casos activos y 27 personas ingresadas, 15 de las cuales son vecinos de nuestra ciudad. Esta última semana no ha habido fallecimientos aunque ya en esta segunda ola ocho personas del Altiplano han perdido la vida.

Pero lo más llamativo es que en el Hospital Virgen del Castillo, por primera vez desde que empezara la pandemia en el mes de marzo, hay un 30% de pacientes hospitalizados con edades comprendidas entre los 30 y los 65 años, muchos de los cuales no tenían patologías previas y a los que el coronavirus ha mandado directamente al Hospital. Esto demuestra que esta enfermedad puede afectar a cualquiera y que tenemos que extremar las precauciones al máximo.


Pese a lo grave de la situación, fuentes del Área V de Salud consultadas por SIETE DÍAS han querido llamar a la calma. Aunque se ha elevado el número de ingresos, se nos hace saber que la situación sigue estando controlada y que en el Hospital hay posibilidad de habilitar más camas COVID si fuera necesario además de las 30 existentes. Insisten en que la actividad hospitalaria ajena al coronavirus también está continuando esta semana. Se pasa consulta a los pacientes y se mantienen las intervenciones quirúrgicas programadas.

La mayor esperanza de los sanitarios es que las medidas restrictivas empiecen ya en unos días a dar fruto y desciendan los contagios, como ya está comenzando a suceder pero esperan que se traduzca también en la disminución de los ingresos hospitalarios, algo que de momento aún no ha sucedido.

Otro síntoma de que la situación es preocupante es el amplio despliegue policial del pasado fin de semana, con una operación conjunta de Policía Local y Guardia Civil, que ha incluido vigilancia por aire mediante helicóptero, para evitar que los yeclanos se sigan reuniendo en sus casas de campo y abortar toda posible fiesta que ahora mismo, dada la gravedad de la situación, supone algo más que una imprudencia. Las autoridades, tanto políticas como sanitarias recuerdan que es el momento de suprimir las reuniones familiares, limitándolas a los convivientes en nuestra unidad familiar y de salir de casa sólo para lo imprescindible.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar