Las discotecas tratan de seguir el ritmo en la nueva normalidad

El ocio nocturno de Yecla reclama que se les den más facilidades para trabajar

Las pistas de baile cerraron en marzo y siguen igual cuatro meses después. Las discotecas de Yecla afrontan con incertidumbre la nueva normalidad porque aunque ya pueden abrir sus puertas, las condiciones son tan restrictivas que, o bien a algunos no les sale a cuenta abrir ya o bien el público es reacio a volver a sus locales preferidos en esas circunstancias.

SIETE DÍAS ha pulsado la opinión de dos propietarios de discotecas de Yecla para conocer cómo están llevando la situación. Lidia Payá, responsable de “Mambo”, señala que  “yo he optado por no abrir. Las condiciones son un poco complicadas. No podemos tener operativa la barra y tampoco usar la pista de baile. Llevo cuatro años en esto y aunque cada vez es más complicado ganarse la vida con el ocio nocturno esta situación es grave”.

“Pese a todo, soy una persona optimista y creo que los clientes van a responder cuando abramos nuestras puertas. Pero necesitamos que las Administraciones nos ayuden y levanten un poco la mano, porque las restricciones son excesivas. Deberían ser más flexibles desde el Gobierno regional, somos una parte importante de la hostelería y el ocio nocturno también genera empleo. No puede ser el gran maltratado”.

Agustín Pérez, gerente de la veterana discoteca “Mannix” coincide con su compañera, aunque él sí ha optado por abrir ya sus puertas. “Hace apenas ocho días que abrí y yo estaba deseando  volver a trabajar pero comprendo que otros compañeros de la noche no puedan volver en estas condiciones”.

Pérez tiene muy claro que “aunque somos un negocio y tenemos que vivir, la seguridad sanitaria es lo primero porque esta pandemia ha costado muchas vidas”. Él también apela “a la responsabilidad de los clientes. Deben saber que esta situación es momentánea y que pasará. Podrán volver a bailar en la pista, a tomar una copa en la barra. Es cuestión de ser pacientes. Y no dejar de salir”.

En la “Mannix” hay un aforo de 60 personas pero en ninguna de las noches que ha abierto se ha completado. “Los clientes regresan pero de forma más tímida. Aún se nota que la gente tiene miedo”. Lo que Agustín Pérez pide al Gobierno de la Región de Murcia es que “reflexione sobre la necesidad de que el ocio nocturno sobreviva. Se puede empezar a abrir una parte de las pistas. Nosotros somos responsables y velaremos por la seguridad”.

El mundo de la noche es complicado porque en una ciudad de tamaño medio como Yecla no suele darse el hábito de salir entre semana. Las discotecas tienen como día fuerte los sábados, porque, como recuerda Agustín Pérez “los viernes por la noche han sido bastante flojos estos últimos tiempos”.

Lidia Payá explica que “los clientes responden pero hay que darles una oferta atractiva para que no se tengan que ir de marcha fuera de Yecla”. Ambos señalan que es necesario un mayor apoyo de las Administraciones para que estos locales de ocio, que dan un importante servicio a la población, se puedan consolidar y seguir con sus puertas abiertas. Todo con un único fin: que no pare el ritmo de la noche.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar