Julia Martínez-Quintanilla Rubio: su pasión por la danza la ha llevado a vivir su sueño en Puerto Rico

Julia Martínez-Quintanilla Rubio trabaja en una compañía de danza de Puerto Rico, donde se mudó para completar sus estudios de Artes Visuales y Danza que inició en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y se ha integrado plenamente

¿Cuál es el motivo por el que elegiste afincarte en la ciudad en donde vives actualmente?
Decidí venir a Puerto Rico para realizar mi último año de estudios en la Universidad como parte de un programa de movilidad estudiantil llamado Munde con la carrera Artes Visuales y Danza que realicé en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Cuando terminé este año de estudios me ofrecieron quedarme para trabajar en una compañía de danza muy reconocida de aquí llamada Compañía de Danza Siglo XXI (CoDa21).

Cuéntanos resumidamente el camino que recorriste, personal y profesional, hasta que te estableciste en tu actual lugar de residencia?
Desde que me mudé con mis padres a Pozuelo de Alarcón empecé a formarme en una escuela de ballet y cuando terminé el instituto decidí dedicarme profesionalmente a ello ya que era lo que más me apasionaba del mundo. Cuando descubrí que en la Universidad Rey Juan Carlos impartían un grado en Artes Visuales y Danza gracias a la colaboración con el Instituto de Danza Alicia Alonso (primera bailarina y creadora del Ballet Nacional de Cuba) decidí audicionar y tras cuatro años me gradué en la especialidad de Danza Clásica. Mi último año lo cursé en la Universidad del Sagrado Corazón de Puerto Rico en el grado de Danza y realicé mis prácticas profesionales de la carrera en la Compañía de Danza Siglo XXI (CoDa21) supervisadas por su directora Denisse Eliza (primera bailarina de la isla muy reconocida, fundadora de la compañía y del grado de danza en la Universidad del Sagrado Corazón) y su profesor y ensayador Victor Gilí (fue primer bailarín en el Ballet Nacional de Cuba y es también maestro muy reconocido). En estas prácticas me formé como bailarina dentro de la compañía, ensayadora y maestra de ballet.

¿Te ha costado mucho habituarte a la ciudad dónde vives ahora? ¿Qué ha sido lo más fácil y lo más complicado a la hora de adaptarte?
La verdad es que fue un cambio muy grande pero no ha sido muy difícil ya que además de que aquí hablan nuestro mismo idioma la gente es muy cercana y agradable y desde que llegué me he sentido muy bien acogida.
Lo más fácil ha sido el clima, a pesar de que hace mucho calor y al principio en las clases de ballet me costaba un poco trabajar con esta temperatura, es muy agradable y te acabas acostumbrando.
La distancia y el cambio en la comida me costaron también un poco, pero lo más difícil fue el paso de los dos huracanes que nos tocó vivir. Aunque no perdí nada material, no sufrí ningún daño y nos acogieron muy bien en la Universidad durante ese periodo, tuve que adaptarme a una situación muy diferente y aprender a vivir sin luz y con muy poca agua durante casi tres meses.

¿Con qué asiduidad y a través de qué medios mantienes relación en la actualidad con Yecla más habitualmente? ¿Sueles estar muy apegada a familiares y amigos a pesar de la distancia?
Pues gracias a la gran tecnología con la que contamos hoy día hablo casi a diario con mi familia y amigos, y me mantengo informada por Whatsapp, Instagram y Facebook. En mi familia todos tenemos muy buena relación y nos encanta contarnos las cosas que vamos haciendo aparte de mandarnos bromas muy amenudo.
Además sigo vuestro periódico en las publicaciones y gracias a eso me mantengo al día de las novedades de Yecla.

Cuándo piensas en Yecla, ¿qué es lo que más echas de menos? ¿Tienes mucha nostalgia de esta ciudad? ¿Sueles mantenerte informada de las noticias que atañen a Yecla?
Si! como he comentado sigo las noticias de Yecla por vuestro periódico y por las noticias que me va contando también mi familia.
Por su supuesto que sí, siempre me he sentido muy yeclana y vaya donde vaya aunque me mudase a Pozuelo siempre digo que yo soy de Yecla, aparte de que es donde nací me siento mucho más identificada.
Una de las cosas que más echo de menos además de mi familia y la comida por supuesto, es el Monte Arabí. Tengo súper buenos recuerdos del Arabí ya que llevo pasando el verano ahí con mi familia desde que tengo memoria y estar ahí con mi gente, el paisaje, la comida… me da mucha tranquilidad y nostalgia.

¿Has pensado regresar alguna vez en el futuro a Yecla o todavía no te lo has planteado?
Pues la verdad es que todavía no me lo he planteado. Hoy en día los jóvenes tenemos mucha competitividad en todos los campos y el futuro es algo complicado… De momento me he planteado volver a España a seguir formándome y desarrollando mi carrera como bailarina allí, pero no sé si a lo mejor el día de mañana montaría algo en Yecla, todo está un poco en el aire de momento, pero no lo descarto.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar