spot_img
lunes, 16 mayo, 2022
19.9 C
Yecla
spot_img
spot_img

Música que fluye en el tiempo

El profesor de la Universidad de Murcia, José Belmonte Serrano, nos adentra en la última exposición que Emilio Pascual presenta en Madrid, en el Aula de Cultura de CajaMurcia, en calle Cedaceros, 11, hasta el 11 de octubre

Por José Belmonte Serrano – Universidad de Murcia

En uno de los libros más conocidos y celebrados de Alexandre Dumas, El Conde de Montecristo, la joven Eugenia, un alma libre que desea vivir a su aire, sin ataduras, tiene el arrojo de enfrentarse a su padre, el señor Danglars, quien decide concertar su matrimonio a pesar de la oposición de su hija. Eugenia, perdidas casi todas sus esperanzas, se defiende esgrimiendo las siguientes palabras: “No sería artista si no tuviese ilusiones”.

Las obras de Emiliio Pascual, de ésta y otras muchas exposiciones que adornan su ya dilatado currículum, parten de una declarada y visible ilusión personal por ofrecer a un público sabio y exigente el resultado de un producto bien acabado, repleto de sentido, polimórfico y polisémico, henchido, sobre todo, de emotividad. Porque esa es, precisamente, la palabra que más veces se repite cuando el artista habla de su propia obra, cuando enjuicia su propia labor y busca el vocablo exacto que la defina.

Los críticos de Emilio Pascual han sabido captar e interpretar a la perfección los pasos del artista desde sus inicios hasta la actualidad. Miguel Ortuño nos habla, no sin razón, del artista total, vocacional y sensitivo a un mismo tiempo. No en vano, su pintura, como no podía ser de otro modo, se nutre de otras artes, en un eterno, continuo y fructífero feedback, como la fotografía, el cine, la música, el cómic o la literatura. Y Pedro Alberto Cruz se hace eco de esa insinuación constante e implícita en su obra. Una especie de guiño hacia el lector/espectador al que invita a desentrañar, en la medida de sus fuerzas, apelando a su experiencia, a lo vivido y a lo soñado, cada uno de los mensajes que se ocultan entre los pliegues de sus lienzos, entre las sombras de sus hermosas esculturas. Liborio Ruiz Molina llama la atención sobre el “esfuerzo intelectual” del pintor. En tanto que el periodista y escritor Antonio Arco no pierde la ocasión para recordarnos que, con su trabajo, Emilio Pascual logra, ante todo, que recobremos el gusto por la vida. Lo que no es poco. Emilio Pascual es, además de lo ya apuntado, un verdadero lírico de la pintura. Más que narratividad, más que el deseo de contarnos una historia (José Saramago ha inventado en una de sus novelas el término “escripintura” para definir esta curiosa actitud), lo que nuestro artista pretende –y a fe que lo logra con extremada brillantez– es dejar en el aire un cúmulo de sensaciones, con las que nos obliga a una lectura pausada, lenta, prolongada, profunda, de sus cuadros, hasta el punto de convertirnos en cómplices de este sutil proceso creativo. La realidad profunda, la auténtica, decía, Vicente Aleixandre en uno de sus últimos poemas, está en nuestros ojos.

Nada que ver su pintura con el impresionismo de la inigualable prosa de su paisano Azorín, al que tanto admira. Y, sin embargo, comparte unos cuantos secretos con el maestro del 98. Emilio Pascual sabe, como pocos, ponerle título a sus cuadros. Títulos repletos de poesía y ternura, misteriosos y evocadores, como “Luz última”, “Más allá”. Pero lo que más le interesa destacar es todo lo relacionado con el paso del tiempo (“Noviembre”, “Se va el día”, “A las seis”). La fugacidad del instante, lo inaprensible de ese tiempo que ni para ni tropieza; ese laborar secreto, concienzudo, lejos de las algaradas, del ruido de la calle, de las modas pasajeras y de los cantos de sirena, así como esos paisajes de abstracta melancolía, como los califica Villar Torres, son, por completo, del gusto azoriniano. Amor con amor se paga.

Aún suenan los ecos de una reciente obra, controvertida y polémica, de Mario Vargas Llosa, La civilización del espectáculo. En ella el escritor peruano denunciaba la moderna supremacía de las imágenes sobre las ideas, cuyo futuro destino, presume, es el regreso a las catacumbas. Y denunciaba, asimismo, el papel relevante de lo superficial, de lo efímero, de aquello que está hecho para ser consumido y desaparecer para siempre, ante nuestra actitud pasiva y nuestro escaso o nulo esfuerzo intelectual. “En nuestro días –apostillaba finalmente el autor de La ciudad y los perros– lo que se espera de los artistas no es el talento, ni la destreza, sino la pose y el escándalo”.

En medio de este desierto sin límites, de esta ordinariez sin freno, se erige el deseo de la eterna frescura y de la constante renovación. La firme voluntad de un artista serio y comprometido que apela a la emoción y a los sentimientos tratando de poner orden al caos ofreciéndonos una bien perfilada sintaxis en la que se encierran las claves con las que explorar el vacío que acucia a nuestros corazones. Emilio Pascual es el señor de los silencios. El artista solitario que deviene en solidario. El pintor genuino y puro, consciente de que el mensaje no existe hasta que no es desmenuzado e interpretado por un receptor que aguarda pacientemente.

Sus creaciones fluyen repletas de gracia, de dinamismo, de ligereza que, en ningún caso, es sinónimo de improvisación.Emilio Pascual es, como afirma María del Mar Pascual Ortuño en su trabajo monográfico dedicado al artista, persona inquieta y emprendedora, trabajadora y constante, preocupada “más por el saber que por el ser”. Un hombre no de futuro, sino de destino, que diría nuestro paisano universal Miguel Espinosa.

spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos

Utilizamos cokies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar