spot_img
viernes, 21 junio, 2024
17.5 C
Yecla
spot_img
spot_img

Aquel legendario Tapicerías Navarro

“Me hacía mucha ilusión tener un gran detalle con todos ellos a la vez que recordar a aquel equipo. Es también como un homenaje a la memoria de mi padre, Andrés Navarro Gil, y a todos aquellos ‘chavales» después de 40 años. Fue una época que nunca olvidaremos en nuestra empresa”, manifestó Pedro Navarro Soriano a este periódico en el mismo momento en que nos hizo entrega de las fotografías para su publicación.

Andrés Navarro Gil fue uno de los empresarios yeclanos pioneros que a mediados de la década de los 60, y desde el sector del tapizado, contribuyó a poner en marcha el imcombustible motor del mueble que durante tantos años ha movido la economía local.

Pero Andrés Navarro Gil, fallecido el primer día del año 2003, además de dedicar las 24 horas del día a su empresa, Tapicerías Navarro, fue también un gran entusiasta del mundo del fútbol, contribuyendo incansablemente a que no decayera nunca la afición en nuestra localidad en aquellos duros años del despegue industrial. Su pasión por el deporte rey le llevó a ocupar durante muchas temporadas cargos de responsabilidad en la directiva del Yeclano Club de Fútbol. Eran aquellos ‘gloriosos» años del primer equipo de nuestra ciudad en los que Andrés Navarro coincidió en la directiva azulgrana con Pascual Hernández, Conrado Palao y tantos otros inolvidables en la memoria colectiva de la hinchada yeclana.
Años muy difíciles en los que empresarios destacados como Andrés Navarro Gil entendieron que el apoyo de las empresas locales al fútbol que se practicaba en Yecla sería un pilar fundamental, como continúa ocurriendo en la actualidad, para sufragar los gastos y, sobre todo, para mantener siempre encendida al máximo la ilusión de los equipos y los jugadores que, sin percibir nada a cambio, sudaban la camiseta desde el primer al último minuto de cada partido, además de entrenar sin descanso después de largas jornadas de trabajo.
Llevado de esa visión que acompañaría a Andrés Navarro durante toda su vida, decidió desde su empresa crear y patrocinar el equipo de fútbol Club Deportivo Tapicerías Navarro, al que hoy dedicamos estas líneas y cuya platilla, fotografiada en la temporada 1970 – 1971, ilustra esta página junto a la imagen también de Andrés Navarro.
El Club Deportivo Tapicerías Navarro se concibió como un equipo trampolín, integrado por jugadores que abandonaban la categoría de juveniles y todavía estaban a un paso de poder ser fichados por el Yeclano Club de Fútbol.
El Club Deportivo Tapicerías Navarro dejó el nombre de Yecla siempre en lo más alto participando en Segunda Regional frente a equipos como Murcia, Alicante o Albacete. Era imposible jugar con más garra y entusiasmo que aquella ‘legendaria» plantilla compuesta por Ponte, Emilio (el capitán tristemente fallecido); ‘Canijo», Chinchilla, Fernando, Polo, Moreno, Pedro Candela, Benito, Santa y Pascual: jugadores inolvidables cuyo ejemplo de lucha y superación sigue aún hoy presente en las jóvenes promesas del fútbol local. Muchos aficionados yeclanos que rondan el medio siglo de vida (arriba o abajo) forjaron de jóvenes su pasión por el fútbol siguiendo muy de cerca la trayectoria de esa ‘histórica» alineación.
De todos aquellos recuerdos en forma de cientos, miles de anécdotas y efemérides imborrables, revividas ahora en interminables tertulias nostálgicas como verdaderas hazañas deportivas, se cumplieron cuatro décadas el pasado año. Por eso, Pedro Navarro Soriano, el hijo de Andrés Navarro Gil que hoy continúa al frente de la empresa Tapicerías Navarro fundada por su padre en 1964, tuvo la idea de recuperar esta fotografía y enmarcarla en edición digital para regalársela personalmente, uno a uno y en mano, a todos los miembros de aquella plantilla.
Para redondear la sorpresa, Pedro Navarro se puso en contacto con esta redacción con el fin de que, además, todos los aficionados yeclanos tuvieran igualmente la oportunidad de refrescar en su memoria aquellos tiempos.
“Me hacía mucha ilusión tener un gran detalle con todos ellos a la vez que recordar a aquel equipo. Es también como un homenaje a la memoria de mi padre y a todos aquellos ‘chavales» después de 40 años. Fue una época que nunca olvidaremos en nuestra empresa”, manifestó Pedro Navarro Soriano a este periódico en el mismo momento en que nos hizo entrega de las fotografías para su publicación.
spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos