spot_img
sábado, 2 marzo, 2024
7 C
Yecla
spot_img
spot_img

ENTREVISTA: LIDÓ RICO, ARTISTA MULTIDISCIPLINAR

Colaboración: Claudio Cerdán

Hablar con Lidó Rico es hacerlo con un artista multidisciplinar. Estamos ante un escultor, un escritor, un artesano, un luchador. Desde Yecla ha logrado que su arte se vea por medio mundo. Su voz pausada transmite entusiasmo, en sus ojos se refleja la ilusión por lo que vendrá y la sabiduría de lo aprendido. Siempre tiene un proyecto nuevo entre manos, un sueño por cumplir, una idea loca que se hará realidad. Me recibe en su taller, un espacio multiusos donde crea su magia pero que está abierto a cualquiera que desee dar un concierto, una presentación o una exposición, como la que acaba de inaugurar en Cartagena. De eso y de mucho más hablamos en esta entrevista…

En primer lugar, cuéntenos cómo fue la reciente presentación de su libro “El sueño de un Remo” en Yecla…

Me sentí muy extraño, porque me iba a sentar delante de Dolores, Ascanio, Rómulo, todos los que aparecen en el libro “El sueño de un Remo”. Pero fue una cuestión muy emocional, porque vino Paco, mi editor. Vino Miguel Ángel Jiménez, psicólogo, amigo de la infancia, al que le pasé las 100 primeras páginas, Juan, el director de la Fundación, la concejala Isabel Pérez… Fue una experiencia muy grata, un acto muy participativo. No me gusta mucho ser protagonista, estar en el pedestal. Mi ego está donde tiene que estar en el trabajo. Yo sólo quiero trabajo y honestidad. Estaba más nervioso en Yecla que en la Feria del Libro de Madrid o de Murcia. Ver a una señora de más de 80 años, con lágrimas en los ojos, ya es una recompensa para mí… El libro se basa y nace en Yecla. Todo sigue estando donde estaba, el colegio en el que di primer beso, la cuesta en la que aprendí a montar en bicicleta… Fue todo un orgullo presentar el libro en mi pueblo y presentarlo allí te permite cerciorarte de que esa realidad reflejada en la narración sigue estando.

¿Qué nos puede contar de su nueva exposición en Cartagena?
Se acaba de inaugurar la primera exposición de un proyecto muy ambicioso, llamado “Horados” y que trata de la minería de la sierra minera de Murcia, donde fue motor económico a primeros del siglo XX. Esta exposición llamada “Dádiva, la memoria horada” surge a raíz de una conversación con el arquitecto José Manuel Chacón, que estaba terminando el Museo Minero de La Unión. Él me sugirió rendir homenaje a muchas personas que sufrieron las consecuencias de ese duro trabajo, personas que enfermaron, niños que murieron, que se quedaron enanos, porque los utilizaban como deshollinadores. Al final el proyecto ha cogido tanta magnitud, que es la Comunidad Autónoma la que lleva las riendas del proyecto. El ITREM va a editar un catálogo global del proyecto. Empieza en el Museo- Teatro Romano de Cartagena, por la importancia que tuvo en la época romana el tema de la minería. Me planteé hacer un prólogo de lo que los visitantes pueden encontrar en el museo y haciendo hincapié en un hecho real que es que el emperador Augusto dedicó ese Teatro a sus dos nietos, a Cayo y a Lucio, que murieron antes de cumplir la mayoría de edad. Hice esos dos niños en resina y empecé a trabajar esa temática de la Historia, a base de puñados.

Es una pieza que se compone de 252 manos y de varios miles de recursos que se convierten en una especie de magia, magia en la que el tiempo queda atrapado y con la que consigo convertir al espectador en arqueólogo. Todo el diálogo que se genera permite contemplarlo como friso desde lejos pero si te acercas puedes contemplar muchas cosas diferentes. Es un proyecto ambicioso. Seguidamente se harán varias exposiciones más en Mazarrón y en La Unión.

Se trata de empoderar ese pasado olvidado y utilizar el arte contemporáneo como una herramienta para ponerlo en el presente, pero sobre todo a mí lo que me interesan son las personas. No busco demostrar que sé más que nadie de Roma o de la minería. Lo que pretendo es reflejar emociones. Este proyecto de unas 12 o 14 exposiciones va a desarrollarse durante todo este próximo año 2024, creo que va a ir avanzando y creo que se podrán ir ampliando con localizaciones nuevas, algo que me gustaría muchísimo.

¿Refleja su concepción del arte esta exposición?
Totalmente. Es un proyecto que es garante de la idea que yo tengo de lo que tiene que ser el arte, que tiene que ayudar a la sociedad y reconocer ese pasado que tenemos. Me gusta mucho que estos proyectos unan a personas distintas, utilizar el arte como catalizador, para cambiar la sociedad y hacer que la gente se emocione. Vivimos en la ley del mínimo esfuerzo y esta pieza reivindica que el esfuerzo debe existir y es un puñetazo en la mesa frente a la dinámica en la que estamos metidos, que parece que pasamos de puntillas por la vida, algo que me parece hiriente. La cultura te hace recapacitar, tener pensamiento crítico…

¿Qué podemos adelantar de la Fundación para la Dinamización del Arte y la Cultura Lidó Rico?
Ya está registrada, y será en el estudio en Murcia donde se van a empezar desarrollar proyectos. Se van a realizar convenios con Universidades de Murcia, Valencia y Barcelona, se van a conceder becas para alumnos de Marruecos y establecer convenios con Juventud, de Murcia. Es un espacio alternativo, un laboratorio de ideas que pretende estar en la realidad de la cultura. No todo tienen cabida, porque se busca la excelencia pero queremos unir y dialogar con personas de la literatura, de la danza, música… Hacer presentaciones de libros, desfiles de moda, grabación de videoclips. Se ha creado para ayudar a las personas y demostrar las capacidades curativas que puede tener la cultura, sin ningún tipo de distinción. Vamos a trabajar con niños con síndrome de Down, con presos. La cultura debe ser un sujeto activo no sólo para la cultura murciana sino mucho más allá. Queremos dar oportunidades a personas que lo necesitan. Estoy muy contento y satisfecho.

 

spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos