spot_img
sábado, 20 abril, 2024
13.6 C
Yecla
spot_img
spot_img

NOSOTROS SOMOS LA FERIA

El verdadero y mejor ambiente de Feria se da siempre cuando todos y cada uno de nosotros ponemos las calles a rebosar de gentío

Desde que me conozco, (y ya va para largo aunque nunca termina uno de conocerse del todo a sí mismo), siempre ha saltado la polémica sobre la programación de conciertos en la Feria. El año pasado cuando comenté en casa que tenía intención de ver a Los Secretos mis hijos tardaron cero coma en replicarme que Los Secretos son más viejunos ya que el hilo negro. Sin embargo se llenó hasta la bandera. Este año la asistencia de público a los conciertos ha estado a rebosar como atestiguan las fotografías que hemos ido viendo, aunque no podemos obviar que en las redes sociales han sido también muchos los que han manifestado sus quejas. Pero ni mucho menos esas quejas se pueden equiparar al numeroso personal que ha presenciado a los grupos y artistas que han actuado en la Feria.

Y lo digo yo, que este año, debido a los preparativos nupciales de la novia más guapa del mundo, no he tenido oportunidad de acercarme por la Antigua Estación. (Lo reconozco, desde que mis hijos se hicieron mayores y dejé de tener la santa obligación de montarlos en las atracciones he dejado de ir a la Feria a diario. Mi salud y mi bolsillo me lo están agradeciendo desde entonces). Quizás la cuestión principal a la hora de evaluar la Feria esté en que nos solemos centrar casi únicamente en los conciertos cuando la Feria de Yecla es mucho más. Además, imaginemos que viene a actuar a la Feria el grupo más famoso del mundo. Sería un concierto que duraría unas dos horas y al acabar todavía nos quedarían nueve días de Feria. Quiero decir que la Feria no solo son conciertos por lo que tendríamos que juzgarla contemplarla de manera más genérica. Podríamos darle vueltas al asunto para intentar atraer a cuanta más gente posible per durante todos los días como ocurre en las Ferias de postín en las que la gente sale a tomar el aperitivo y a comer, cenar, tomar unas copichuelas o bailar casi a diario. Y eso no ocurre ahora.

Se me ocurre que para animar a los vecinos de esta muy noble, leal y fidelísima se podrían organizar verbenas con orquesta, o incluso una “ruta ferial de vinos y tapas” como la que abarrotó el parque de la Constitución hace semanas. No sé, calentarnos un poco la cabeza para lograr un mayor ambiente de Feria desde la inauguración a la clausura más allá del Real de la Feria o la Antigua Estación. Y esta año ya no voy a decir más lo de intentar traer algún tipo de actividad por el centro de Yecla porque lo llevo diciendo desde que la Feria se fue a “aquella punta” y ya me he mentalizado de que más que una ilusión es un delirio por mi parte. La Feria de Yecla se peta de público todos los años. Pero durante esos diez días yo sigo echando de menos el ambiente de Feria de verdad que abarque toda la ciudad. Porque dejando a un lado las atracciones infantiles, las casetas de marcha y los conciertos, el verdadero y mejor ambiente se da siempre en Yecla cuando todos y cada uno ponemos los pies en la calle y estas se ponen a rebosar de gentío. No sé si me explico.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos