spot_img
miércoles, 17 abril, 2024
12.7 C
Yecla
spot_img
spot_img

¡VUELTA DE VACACIONES!

Guadalupe Ortiz Medina

Septiembre en Yecla es sinónimo de vuelta al trabajo y en consecuencia de seguir los estrictos horarios. El inicio del período escolar de nuestros hijos supone gastos irremediables en material escolar, ropa y calzado… No es de extrañar que el que más y el que menos sufra el ya más que conocido síndrome postvacacional.

El síndrome postvacacional es un trastorno al que se le está dando cada vez mayor importancia por parte de los psicólogos. Según los expertos, debe de haber un proceso de adaptación cuando se entra de nuevo en contacto con la vida activa.


Lo habitual es padecer a la vuelta de vacaciones un cuadro de debilidad generalizada y astenia. Puede haber problemas de insomnio que conviven con una somnolencia importante a lo largo del día.

La capacidad de concentración se ve limitada y así la tolerancia al trabajo. Volver a la “rutina” puede que nos suene como algo negativo, sobre todo si hablamos de la vuelta de las vacaciones. Pero lo cierto es que las rutinas nos ayudan a organizarnos mejor, sentir que aprovechamos el tiempo y que todo va fluyendo con normalidad después de un largo período de descanso. Mantener rutinas horarias de trabajo, deporte, alimentación o descanso nos ayudan a estar mejor física y mentalmente.

Una vez acabadas las vacaciones hay que ser consciente de que ya no vamos a tener tanto tiempo libre, pero no podemos olvidarnos de dedicar cada día momentos para nosotros mismos. “No dejes solo para vacaciones el hacer planes”.

 

A veces es difícil cuadrar agendas entre la familia o amigos o sacar un rato para uno mismo, pero no es imposible. Todo es cuestión de organización. Es importante conocerse a uno mismo y saber qué nos hace sentir bien. Esto ya va a depender de cada uno de nosotros.
Tomar un café o una cerveza con los compañeros, quedar y compartir tiempo con alguien cercano, leer un libro que nos enganche, jugar con nuestros hijos, salir a pasear o ir al gimnasio, escuchar música que nos anime.

El tiempo es el que es, pero cada uno debe priorizar las actividades que más le gustan y así decidir cómo emplearlo en aquello que nos hace sentirnos bien.
Para la mayoría, las jornadas diarias resultan estresantes.

Si es tu caso, busca de qué manera puedes reducirlo. Organizando bien las actividades que tienes que hacer a lo largo del día, dedicando tiempo a las cosas que nos hacen sentir bien, siendo un poco menos exigente con nosotros mismos y nuestro alrededor, etc.
Sabemos que no es fácil en muchas ocasiones, pero a veces, un pequeño cambio.Y poco a poco pequeños cambios pueden mejorar nuestra calidad de vida.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos