spot_img
jueves, 25 julio, 2024
30.9 C
Yecla
spot_img
spot_img

ENTREVISTA: PEDRO RODRÍGUEZ DÍAZ, COFUNDADOR Y EX DIRECTOR DEL CENTRO DE EDUCACIÓN DE ADULTOS

En 1984, junto a Anto Polo y Basi Alonso, puso la semilla de lo que se acabaría convirtiendo en el Centro de Educación de Adultos al que le ha dedicado casi cuatro décadas. Con motivo de su jubilación comparte con nosotros todas sus vivencias

Alex Delegido

¿Cómo llegó al Centro de Educación de Adultos ¿Cuánto tiempo ha permanecido como director?
Fueron dos mujeres, excelentes amigas tras tantos años trabajando juntos, las que me comprometieron en esta aventura.  Anto Polo y Basi Alonso me buscaron para poner en marcha en Yecla el Plan Regional de Alfabetización de Adultos en noviembre de 1984. . En enero de 1985 ya teníamos alumnos, locales, cedidos por colegios, asociaciones de vecinos, parroquias… Empezamos seis profesores, junto a Anto, Basi y a mí estuvieron Mari Luz Puche, Antonia Muñoz y María Luisa Soriano, además de la profesora que ponía el Ministerio, Juana Dolores Andrés… Empezamos con enseñanzas como alfabetización y graduado escolar, acorde a la realidad educativa y social de aquellos primeros años 80. El Centro de Educación de Adultos de Yecla como tal se creó en 1994 y en 1997 pasé a su director, puesto en el que he estado 24 años, hasta 2021.

¿Cuál es el balance que hace de todos estos años? ¿De qué siente más satisfecho y con qué espinita clavada se le ha quedado?
El balance es muy positivo. Creo que el CEA es una de las mejores cosas que le han pasado a Yecla. Miles de personas han logrado una titulación con nosotros y poder ayudarles ha sido lo más satisfactorio y gratificante. También destacaría entre lo más importante el equipo tan estable que he tenido tantos años, con Antonia, Basi, Anto y yo… Y ahora con Nuria y Eduardo. Eso ha sido muy importante porque ha permitido una continuidad. También recuerdo con cariño el premio a la Mejor Labor Social que vuestro periódico, en su etapa anterior , nos concedió. Y en cuanto a las espinitas clavadas, por desgracia son muchas. Nos hubiera gustado tener un local propio y no compartido, el no haber podido contar con algunas ofertas formativas que en su momento estuvieron en los 17 CEAs de la Región también fue duro. Y sobre todo no haber podido tener un reglamento orgánico de los Centros de Educación de Adultos.

¿Qué perfil tenían los alumnos del centro cuando usted llegó y cómo es ahora ese perfil ?
En el momento de la creación del CEA, teníamos sobre todo a mujeres de más de 45 años y en el graduado escolar teníamos a mujeres (y algunos hombres) de entre 25 y 40 años que estaban trabajando en la industria del mueble y querían tener esa titulación. Conforme pasó el tiempo fuimos acogiendo a personas más jóvenes que tenían el problema de fracaso escolar. Ahora seguimos teniendo más mujeres que hombres pero ya hay gente que viene por el placer de aprender, de mejorar su autoestima y sus conocimientos. Ahora la alfabetización pasa más por lo digital y los idiomas. Y por algo que me parece importante en estos tiempos, que es aprender a distinguir entre la información veraz y los bulos y paparruchas.

¿Qué enseñanzas considera necesarias en Yecla pero que aún no tenemos?
Tenemos casi 1.000 alumnos cada año, lo que quiere decir que, proporcionalmente, somos uno de los CEA con mejor matrícula de toda la Región de Murcia y aunque la oferta es amplia se podría reforzar, por ejemplo, los idiomas. Sería interesante poner algún grupo de francés en turno de mañana, así como iniciar algún grupo experimental de alemán o italiano. También, dado el gran problema de abandono escolar que tenemos en Yecla, sería interesante crear un grupo PLESO (Prueba Libre de Secundaria) para los chavales de 16 o 17 años que dejan los estudios, con el fin de reinsertarlos en el sistema educativo.

Tenemos que preguntarle por su sucesora, Nuria Mariño, con la que usted ha trabajado codo con codo…
Es una persona estupenda, con un proyecto de futuro muy bueno para el centro y creo que queda en las manos adecuadas. Ella sabe que me tiene a su disposición y le doy las gracias a Nuria, y también a María Luisa Candela, Encarna Sánchez y Pepita García, que han formado parte del equipo directivo conmigo. Estamos viendo la posibilidad de crear en un futuro próximo una Asociación de Amigos de la Educación de Adultos de Yecla, que apoye lo que se hace en el centro y pueda tener también capacidad de organizar actividades, como las AMPAS de los colegios.

Para finalizar, ¿cómo vivió el homenaje que le brindaron recientemente su alumnos y compañeros?
Era mi último día y estaba dando mi última clase, cuando me avisaron que bajara a dirección. Al salir, alumnos y profesores y hasta mi hermano estaban allí, brindándome un aplauso muy emotivo que todavía no puedo recordar sin emocionarme. Muchas gracias a todos por un momento tan bonito.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos