Nuevos tiempos para un nuevo reglamento de protocolo municipal

Por Alfonso Yagüe García – Director de Comunicación y Protocolo del Ayuntamiento de Yecla

El Ayuntamiento de Yecla dispone desde el año 2005 de un Reglamento Municipal de Protocolo, Ceremonial, Honores y Distinciones. Tal vez la inmensa mayoría de la población lo desconoce y muchos de nuestros convecinos se preguntarán para qué sirve esto de un reglamento de protocolo en los tiempos actuales.

La normativa legal vigente permite a los ayuntamientos la posibilidad de disponer de este tipo de normativas. En el caso de Yecla, con dos objetivos principales: establecer una serie de normas que regulan la ordenación y organización de los actos institucionales y por otra parte, disponer de un procedimiento regulado con criterios objetivos a la hora de conceder una serie de honores y distinciones. En el vigente reglamento, se trataría de la concesión de la Llave de Oro, Medalla de Oro, Medalla de Plata, Hijo Predilecto o Hijo Adoptivo.

Después de casi dieciséis años de permanencia, este Reglamento precisa una actualización. En breves fechas debe de finalizar el proceso que nos lleve a la aprobación en pleno del nuevo Reglamento de Protocolo, Ceremonial, Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Yecla. La Comisión Informativa de Comunicación tiene sobre la mesa para su estudio,  una propuesta de modificación que,  por una parte, pretende actualizar los cambios y actualizaciones en la normativa legal vigente.

Así se propone regular el procedimiento a seguir en el hermanamiento entre ciudades, el nombramiento de Cronista Oficial, o la denominación de calles, plazas, edificios públicos y espacios urbanos. Por primera vez se ocupa del procedimiento a seguir en la celebración de matrimonios civiles en el Ayuntamiento o define y regula los regalos y obsequios institucionales, cuando la ocasión así lo demande, aplicando criterios de austeridad en el gasto y de transparencia pública.

Además, la experiencia adquirida con la aplicación del vigente Reglamento de Protocolo, Ceremonial, Honores y Distinciones, no llevaría a proponer la concesión de una mención honorifica especial, en base a merecimientos adquiridos por un acto singular y extraordinario. También se incluye la posible creación de una comisión técnica que informe sobre las propuestas de concesión de cualquier honor o distinción, añadiendo un factor de valoración objetivo que permite respaldar la propuesta final de concesión por parte de la Corporación Municipal.

Por otra parte, se proponen las acciones de condolencia durante los días de vigencia de luto oficial en la localidad y la regulación de la celebración de minutos de silencio como gesto de respeto y homenaje a una persona recientemente fallecida o como conmemoración de un acontecimiento trágico.

El nuevo reglamento de protocolo municipal debe de adaptarse también a la evolución de los usos y las costumbres de la sociedad. En el último año y medio, la pandemia nos ha enseñado además que tenemos que pensar mucho más detenidamente en cómo organizar los eventos. No solamente para cumplir las medidas que han ido estableciendo las autoridades sanitarias, y que debe servirnos para comprender que la seguridad de todos importa mucho. También hemos de aprovechar la aplicación de nuevas tecnologías para amplificar la difusión de los actos.  O simplemente ser más autocríticos y no organizar actos que no son necesarios.

La nueva normativa también debe ser sensible a las lecciones que los ciudadanos nos han dado durante estos tiempos de Covid. Las instituciones tienen que estar a la altura, y darles más protagonismo. La normativa que regula la precedencia en los actos del Estado y de las Comunidades Autónomas apenas contempla las autoridades municipales. Además, el Real Decreto de Precedencias del Estado cumplirá pronto 40 años. Ya va tocando su actualización. Los ayuntamientos tenemos la posibilidad de regular la organización interna en los actos que organicemos. No solamente de la presencia de la propia Corporación sino de la importancia que vamos a dar a la participación de asociaciones y entidades de la ciudad.

No lo demandamos solo los profesionales. También lo piden los miles de vecinos que participan a diario en la vida cívica y asociativa. Aprendamos de ellos, “y sepamos escuchar a quien sabe, pues no disminuye a la grandeza, ni contradice a la capacidad, el aconsejarse; antes, el aconsejarse bien las acredita…” como recomendaba Baltasar Gracián.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar