Jesús Verdú: “La declaración de Interés Turístico Nacional, más que una idea, era una necesidad y una evidencia”

Manuela Lorente Lax (colaboración)

¿Cómo surgió la idea de iniciar los trámites para solicitar que las Fiestas de San Isidro fueran declaradas de Interés Turístico Nacional?

No era una idea, era una necesidad y una evidencia. Las carrozas son una obra de arte hechas por el pueblo. Por la envergadura que habían cogido los trabajos y por la participación era evidente que eran de interés turístico nacional. Hace cinco años vimos los requisitos que hacían falta para que estas fiestas tuvieran ese reconocimiento oficial, comprobamos que cumplíamos todos los parámetros, y el que nos faltaba más importante por cumplir era una condición que nos obligaba a tener veinte publicaciones en medios nacionales de prensa en los últimos cinco años. Hicimos publicaciones a nivel nacional que nos permitió cumplir con esta circunstancia que se cumplió en el 2.019, y ya disponíamos de los requisitos más principales. Con ello nos fuimos a hacer una reunión al Instituto de Turismo de la Región de Murcia, donde nos orientaron de las cosas que nos iban a hacer falta: Teníamos que disponer de una página web con unas características determinadas y con una información fluida y ágil.

¿Fue laborioso recopilar la información que hubo que presentar sobre las Fiestas?

A partir de ahí lo que hicimos fue una comisión de trabajo a finales del 2.019 compuesta por miembros del Ayuntamiento y de la Federación de Peñas. Por parte del Ayuntamiento de Yecla participaban la técnico de Turismo y el concejal de Festejos y yo como concejal de Cultura, presidida por el alcalde Marcos Ortuño, que terminó el proceso ahora con la alcaldesa Remedios Lajara, y representantes de la Federación con su antiguo presidente Pedro José y los actuales presidente y vicepresidente.

En esa comisión de trabajo nos repartimos las funciones: por parte del Ayuntamiento se prepararon los informes de Seguridad Ciudadana, de montaje, de limpieza y de la sostenibilidad de la propia Fiesta, y por parte de la Federación trabajaron en la confección de la web, en la recogida de datos y en los justificantes de todas las publicaciones en medios nacionales que tenían que venir certificados para que lo dieran por válido.

En febrero se contó con Alfonso Hernández Cutillas para que fuera cumplimentando el informe: hay que cumplir con todos los requisitos para que la Secretaría de Estado los otorgue.

Los requisitos fundamentales son la memoria técnica, que es el expediente en sí donde viene el origen y toda la historia de la Fiesta y los recursos turísticos que hay en el municipio. Estos documentos más el informe de Murcia es lo que remitimos a la Secretaría de Estado de Turismo. La Secretaría ve que está publicado en el Boletín Oficial y que estaba todo completo y finalmente lo concedieron.

Sí, fue muy laborioso y además ha participado mucha gente, gente que ha elaborado estudios, gente desde Coros y Danzas, gente como Miguel Ángel Puche, etnográficos como Forte o como Juana Martínez, en publicaciones, en vestuarios, todo se ha ido armando y dándole cuerpo recogiendo toda la historiografía desde el origen de las Fiestas a través del agua del pozo de San Isidro.

¿Se llegó en algún momento a perder la esperanza de que la Declaración de ITN no se iba a conseguir por la burocracia que conlleva?

No. Nos generó cierta desazón porque es un montante de más de 800 páginas y no se veía el momento de cerrarlo, siempre cuando lo coordinábamos con el Instituto de Turismo nos decían que se podía mejorar con las últimas visitas que habían venido a las Fiestas, se lo enviábamos y entonces nos pedían otra cosa. Una vez aprobado se dio traslado a la Dirección Nacional de Turismo, porque sin ese informe no nos puede dar el ministerio la declaración. Esta es una Fiesta atractiva y única que le va a sorprender a los visitantes.

¿Qué supone para Yecla que no vive del Turismo tener dos fiestas de Interés Turístico Nacional?

Pues eso refleja el carácter, la personalidad yeclana que, pese a ser un municipio que se desarrolló industrialmente, ha sabido con mucho trabajo y con mucha implicación social como tiene el yeclano, revelar ese carácter, más la creatividad, la generosidad, la atención amable y los valores que realmente tenemos que nosotros mismos no terminamos de conocer. Pero Yecla con ese afán laborioso que siempre tiene ha sabido desarrollar una industria de última tecnología y de diseño, pero conservando sus tradiciones.

¿Teme que estas Fiestas que cada vez atraen a más público puedan llegar a convertirse en un desmadre de borracheras juveniles por la calle como sucede ya en algunos otros lugares?

Si, de hecho antes de ser declaradas y antes de empezar con el expediente de declaración de Interés Turístico Nacional fue una de las cuestiones que barajamos, porque ahora se han consolidado unas Fiestas muy alegres, muy participativas, pero en los primeros años que empezaron a sacarse chiringuitos a las calles, las peñas tenían problemas para desfilar con sus carrozas, la gente se les subía y les faltaba al respeto a las peñas, que nos llevó incluso a tener que traer en más de un año protección antidisturbios para controlar el orden. Tomamos medidas de prevención. Hubo un periódico cuando arrancábamos que el articulista decía: “Es el momento de ir a ver las fiestas de San Isidro a Yecla antes de que las declaren de Interés Turístico Nacional y sea imposible disfrutar como se hace ahora”. Y esto nos preocupa. Pero llevamos el expediente hacia adelante porque toda la gente que pega “papelicos” se lo merece.

 

Es mucha la labor artesanal que lleva realizar una carroza, y el personal de las peñas le echan muchas horas después de finalizar su trabajo en sus respectivas empresas. ¿Crees que están bien remunerados los premios en metálico que se otorgan?

No, naturalmente porque esos trabajos no tienen precio. ¿Quién le pone precio a una carroza? ¿Qué vale un trabajo artesano? Hemos ido reforzando los premios con el paso de los años e igualando las adultas a las infantiles, ya que estas eran de una cuantía inferior, pero las dimensiones y el trabajo están al mismo nivel. Yo siempre lo he dicho, cuando se hace una carroza no se tienen que hacer por el premio, nunca le van a dar lo que vale, sino por el orgullo de sacarla a la calle y decir: ¡Ole lo que hemos hecho! Si después te dan un premio pues estupendo. El día en que el premio sea el objetivo y no el orgullo de sacar una obra de arte a la calle, ese día estaremos dando un paso atrás en las Fiestas de San Isidro.

¿Qué cree que se debería mejorar en las Fiestas de San Isidro?

Siempre y hay muchas cosas que mejorar. Ver la manera de que las peñas puedan tener una atención al público, que el visitante pueda acercarse a un chiringuito y pedir, pagar lo que valga sin que parezca que los pones en compromiso para que nos inviten, porque no se puede vender. Eso a la peña le sirve para financiar los gastos de la carroza. Otra cosa que me parece importante es ver la manera de que se pudieran exponer las carrozas antes de la cabalgata para que le permitiera al visitante venir y verlas paradas en algún sitio. No sé si sería interesante pasar la cabalgata al domingo y permitir que desde el viernes estén en la zona en la que están los ventorrillos y que cada peña tenga al lado aparcada su carroza durante todo ese fin de semana. Una solución podría ser llevar la cabalgata al domingo por la tarde.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar