“20 años y 1.000 periódicos bajo el brazo”

 

La Prensa escrita continúa marcando el rumbo informativo. A diario las emisoras se despiertan trasladándonos los principales titulares de las portadas de los periódicos, y esos mismos periódicos también están desde primera hora en boca de las tertulias e informativos de radio y televisión. Todos los medios amanecen con los periódicos del día sobre la mesa de redacción.

La Prensa no lo está pasando ni mejor ni peor que cualquier otra empresa de cualquier otro sector desde que la economía se torció en 2008 y ahora, también, con la crisis sanitaria. Sin embargo, la proliferación de medios que ha tenido lugar con la adaptación a las nuevas tecnología abocándonos a nuevos formatos ‘on line’, pero sin perder nuestra principal seña de identidad como es el papel, nos ha hecho más fuertes y necesarios, fortaleciendo el prestigio y repercusión social de la Prensa escrita: somos el escudo que pone a salvo a nuestra sociedad ante quienes manipulan y tergiversan la información o tratan de controlarla agazapados en el incontrolable maremágnum de Internet y las redes sociales.

Porque hablamos de Prensa, de periodistas, de periodismo. Hablamos de leer periódicos y no solo titulares para entender y asimilar las noticias. La Prensa invita a la reflexión, al debate, a contrastar. Leer la Prensa es lo más parecido a leer un libro cada día. Alguien dijo que una persona con un periódico bajo el brazo es la imagen de una persona culta, preocupada por lo que ocurre a su alrededor.

A la Prensa no le quita el sueño el número de ‘likes’ ni seguidores, ni el postureo, ni se deja avasallar por la locura con la que circulan hoy por Internet millones de noticias como si no hubiera un mañana y sin saber quién hay detrás, su veracidad y procedencia, noticias que pierden vigencia antes de tener tiempo para leerlas. Solo nos quita el sueño informar con rigor y pluralidad. Porque en contra de lo que suponíamos, la red de redes no ha contribuido a que estemos mejor informados, sino que ha acabado por convertirse en un maremágnum de desinformación, oscuros intereses y manipulación. No es oro precisamente todo lo que reluce en las redes.

Por eso la credibilidad de la Prensa escrita continúa al alza. Perseverancia, seriedad, credibilidad y firme compromiso con Yecla y los yeclanos son los cuatro frentes que mantenemos abiertos desde hace dos décadas para mantenernos en primera línea, ganándonos a pulso la férrea fidelidad y aval de lectores, anunciantes y librerías: si no fuera así hace mucho tiempo que nos hubieran dado la espalda.

El 20 aniversario que estamos cumpliendo este año, y que ahora conmemoramos especialmente al alcanzar en esta edición los 1.000 números, supone para este periódico el mayor espaldarazo para seguir adelante otros 1.000 ejemplares, otras mil semanas, otros 1.000 jueves… otros 20 años. 370 números de El Faro, más 630 como SIETE DIAS YECLA nos han convertido en el periódico más longevo de la historia de Yecla de principios de este siglo XXI que ya ha quedado escrita para siempre en nuestras decenas de miles de páginas.

Somos la prueba más latente de que, alejados de la tormenta que sacude a los medios nacionales o mundiales, la Prensa de cercanía, la que informa de noticias a las que si no existiéramos nadie prestaría atención, la que protagonizan nuestros convecinos, está hoy más presente que nunca en nuestra sociedad. No lo decimos nosotros, lo dicen los miles de lectores que apuestan por la cultura, por la lectura, por la información más próxima que solo encuentran en nuestras páginas… Miles de lectores que tras 20 años y 1.000 números continúan paseando por las calles de Yecla todos los días, orgullosos, con este periódico bajo el brazo

 

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar