José Antonio Ortega: “El sector del mueble es muy afortunado por capear tan bien los efectos de la pandemia”

En contra de lo que podía parecer en un primer momento, el sector del mueble y la madera está resistiendo mejor que muchos otros los estragos económicos de la COVID-19.

¿Cómo están las cosas a día de hoy en su sector? Según parece, pese a la pandemia, se encuentra en pleno momento de crecimiento…

La verdad es que somos unos auténticos privilegiados y afortunados por capear tan bien la pandemia. Tras los duros meses del confinamiento no esperábamos este gran repunte de trabajo. En líneas generales, nos hemos visto desbordados. Ahora se está empezando a relajar el nivel de pedidos pero creemos que el tercer y último trimestre del año será bastante positivo .

Hemos tenido una dinámica muy buena en los últimos meses y es de esperar que se prolongue. Esto se debe a que las familias han estado en casa mucho tiempo y han detectado las necesidades que tenían. Desde cambiar el sofá a invertir en nuevos colchones.

Especialmente todo lo que tiene que ver con el relax y el descanso está funcionando muy bien pero también las fábricas que se dedican al mueble o la sillería tienen mucho trabajo. Además, se une el hecho de que las familias han ahorrado dinero porque no han podido gastarlo en otras cosas como viajes, hostelería… Todo eso nos ha beneficiado bastante y la situación actual es bastante buena.

¿Las expectativas son igual de positivas para el próximo año 2021?
En principio, sí esperamos que 2021 sea un buen año, pero no solo porque está tirando fuerte el mercado interno sino también el exterior. Seguimos exportando gran parte de nuestra producción industrial a países cercanos como Francia o Portugal, y también al resto del mundo. Es aventurado hacer una predicción sobre el año que viene en su totalidad, pero sin duda, los primeros meses de 2021 serán buenos.

Con la situación tan positiva que describe imaginamos que quedan pocos trabajadores del sector en ERTES. ¿Cree que pueden hacer falta recurrir a ellos de nuevo dentro de un tiempo?

Desde el punto de vista que tenemos en AREMA en este momento, los ERTES no se contemplan. Sólo serían necesarios si se diera un giro brusco de los acontecimientos, si volviera el confinamiento obligatorio… Pero de momento no. Y según mis noticias quedan pocos trabajadores en ERTE. Incluso en algunas fábricas han tenido que aumentar plantillas para sacar adelante los pedidos.

La cara más negativa la ponen en este otoño las empresas de Yecla y de la Región dedicadas al contract porque los hoteles, bares y cafeterías afrontan un año terrible y no pueden renovar mobiliario…¿Podrán resistir estos negocios o tendrán que reinventarse?

El contract es el gran talón de Aquiles, efectivamente. De hecho, hasta que la pandemia no pase y el turismo se restablezca y haya normalidad en los hoteles, el contract no remontará y las empresas dedicadas en exclusiva a eso van a pasarlo mal.

Debo decir que la mayoría de las empresas que hacen contract se dedican también a otro tipo de mueble, tienen una producción combinada que les puede salvar. Y también les beneficia que el resto de empresas esté bien porque somos un sector con una relación estrecha y que se ayuda entre sí. Todos deseamos que esto acabe cuanto antes.

¿Cómo ha sido la adaptación de las fábricas para proteger a los trabajadores del coronavirus? ¿Se puede decir que son entornos seguros?

Desde que empezamos a trabajar tras el confinamiento, hemos adoptado en las fábricas todos los protocolos de seguridad. Se trabaja con mascarillas, incluso si existe distancia social y hay gel disponible. A día de hoy las empresas de Yecla no son un foco de contagio.

Lógicamente se ha podido producir algún caso porque el virus, por desgracia, está en todas partes y sí hemos tenido trabajadores que han tenido que faltar a su puesto durante 14 días, bien porque se han contagiado ellos o por el caso de algún familiar cercano como esposas o hijos. Pero en general se está trabajando con tranquilidad y con mucha prudencia.

No hemos tenido Feria del Mueble en Yecla este 2020… ¿Cómo compensan ustedes la falta de ese gran escaparate? ¿Es optimista con qué se pueda celebrar la edición del año que viene?

No se ha podido compensar esa falta. Feria del Mueble Yecla es un gran punto de encuentro para las empresas, porque convives y compartes momentos con clientes, representantes y algo que a todos nos falta este año, posibles nuevos clientes.

Espero de todo corazón que tengamos una nueva edición de la Feria en 2021 y deseo que sea de carácter presencial porque además de servir para presentar nuevos modelos se crean vínculos duraderos entre todos.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar