Semana Santa y también semana de doble reflexión

A la meditación sobre el sentido que nuestra existencia, este año hay que añadir sobre las propuestas electorales

La Semana Santa de 2019 será recordada por haber caído justo en el ojo del huracán electoral. A la reflexión que nos invitan  los días centrales de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús sobre si tiene sentido nuestra existencia, sobre la vida y la muerte, sobre la fe y la incredulidad, o sobre el consabido de dónde venimos y a dónde vamos cuando el tiempo finaliza, habrá que añadir este año una segunda cavilación, y no precisamente sencilla de desentrañar, en torno a las propuestas que durante esta Semana Santa seguirá desgranando cada opción política antes de verse las caras en las urnas del domingo 28 de abril y en un ambiente, todo hay que decirlo, que todos desearíamos menos tenso y desafiante.

Pero, una vez expuesta esta obligada salvedad, añadamos que sobre lo que no cabe ninguna reflexión, cavilación o meditación, es en torno al momento de apogeo que vive la Semana Santa de Yecla desde hace años. Y nos referimos tanto a los más de 3.000 participantes involucrados en las procesiones y en su organización, como a la expectación multitudinaria que levanta cada uno de los desfiles pasionales. Y, por supuesto, nunca hay que cansarse de repetir que no se ha llegado a este excelente momento por pura casualidad, sino gracias al esfuerzo altruista de miles de personas de esta ciudad con las que Yecla siempre estará en deuda.

Al excelente momento actual se ha llegado gracias al trabajo de miles de personas con las que Yecla estará siempre en deuda

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar