spot_img
lunes, 15 julio, 2024
23 C
Yecla
spot_img
spot_img

YECLANOS EN LA CIUDAD SANTA DE ESMARA

Tomás Castillo (Texto y Foto)

Dando una vuelta a los libros e indagando sobre historia de la ciudad Santa de Esmara, me encontré con la figura del Sultán Azul. Este líder sabio, que había realizado la peregrinación a La Meca y escrito diversos libros, gobernó la ciudad hasta principios del siglo XX. Su residencia se encontraba en la mezquita inacabada de la alcazaba, un proyecto que lamentablemente no pudo concluir. En 1913, una columna francesa comandada por el coronel Charles Mouret asoló la ciudad, reduciendo a escombros parte de la mezquita y entregando el control de Esmara a los españoles que, desde entonces, la controlaron.

Sin embargo, mi mayor sorpresa fue cuando leí que el aviador José Antonio López Garro, nacido en Yecla el 9 de diciembre de 1902, plantó la bandera de España en Esmara, colaboró en la organización de las defensas y planificó la construcción del aeródromo, bajo las órdenes del coronel Capaz Montes. En 1934 estuvo en el ocupación del Ifni y colaboró en temas de aviación con los diarios La Voz y El Sol.

El 18 de julio de 1936, López estaba destinado en el aeródromo de Ifni con el grado de alférez de Aviación. Se opuso radicalmente a la sublevación en aquel territorio, siguiendo la estela del comandante Muntaner. Logró pasar al Marruecos francés y, posteriormente, a la España republicana. Durante los meses de conflicto, operó en el frente aragonés, en la zona de Sariñena. En septiembre de 1936, fue jefe de Estado Mayor de la VII Región Aérea en Albacete. Más adelante, ejerció la jefatura de Estado Mayor del grupo 20 de Polikarpov RZ, «Natachas», y alcanzó el grado de comandante. En 1935, había publicado el libro “Ifni y Smara”, que causó cierto impacto debido a su carácter pionero en el conocimiento de aquellos territorios del desierto y sus formas de vida. El 10 de febrero de 1939, López Garro salió de Españapor La Junquera. Fue internado en los campos de Barcarès y Gurs y posteriormente enrolado en la compañía de trabajadores nº 70. El 23 de diciembre de 1939, embarcó en el puerto de Le Havre a bordo del vapor De Grasse, modo en que arribó a México el 10 de enero de 1940. Luego marchó sucesivamente a Estados Unidos y Venezuela, donde tuvo gran éxito en los negocios que emprendió. Fue cofundador de ADAR en México, donde murió el 17 de octubre de 1979.

En 1953, el destino condujo a otro yeclano, José Luis Castillo Puche, a las áridas tierras de Esmara. El semanario «El Español» lo envió como cronista para plasmar la esencia del desierto. Un año después, en 1954, vio la luz su novela «Con la Muerte al Hombro». Al sumergirme en sus páginas, descubrí un eco inconfundible del estilo que había impregnado sus crónicas.El desierto, bajo la pluma de Castillo Puche, se erige como un escenario siniestro, desolador y espantoso, una inmensa calavera expuesta a los rigores del sol.

En 1962 el comandante yeclano César García Morallegó a Esmara. Integrado en la Policía Territorial, forjó un hogar en esta ciudad junto a su esposa Paquita, convirtiéndola en una de las primeras mujeres españolas en residir allí.

Dos años más tarde, concretamente en junio de 1964, el destino también me llevó a mí a Esmara,para cumplir con el servicio militar. En la figura del comandante y su esposa, encontré no solo entrañables amigos, sino también un refugio de calidez y cariño que amenizaba la dureza de la vida castrense. Hace un año, la sombra del destino se cernió sobre nosotros y llamó al comandante César a emprender su última misión.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos