spot_img
miércoles, 17 julio, 2024
30.3 C
Yecla
spot_img
spot_img

10 AÑOS DE CALIGAE TEATRO

M. Esperanza Esplugues M.

Caligae Teatro cumple diez años deleitándonos con sus representaciones de obras grecolatinas, unas veces comedias y otras tragedias, con actores del IES Castillo-Puche que han demostrado encima del escenario ese “saber hacer” detrás del que se encuentran los profesores José Antonio Mellado y Engracia Robles junto a un grupo de colaboradores y ayudantes. Cada una de las obras puestas en escena llevan la personalización que le imprimen directores y actores a unos textos que con más de dos mil años siguen vigentes en ese día a día de intrigas, pasiones, engaños, emociones, juergas, traiciones, ambiciones, venganzas…

Están los omnipresentes dioses que manejan y actúan como humanos con un poder inmenso; los héroes mitológicos en ese escalón entre los dioses y los humanos; los propios hombres y mujeres que son como marionetas en manos del destino; la fuerza de las palabras que dejaron grandes autores y que cubre diálogos y monólogos, canciones y poesía, narración y descripciones… Todo para dar fuerza a una escenificación de detalles de vida en cada uno de los montajes que abarcan las obras exhibidas en estos diez años: “Caligae magnificus”, “Opibus”, “Aurularia”, “Lisistrata”, “Asamblea de mujeres”, “Tesmoforias”, “Milles gloriosus”, “Electra”, “Las ranas”, “Troyanas” y, las de este año, “Pseudolus” y “Agón”. Unas representaciones con las que han actuado en teatros y auditorios, en monumentos nacionales como Itálica hace pocos días, han participado en Festivales, en Semanas de Teatro, en intercambios con otros grupos… y han llevado su prestancia en el escenario de gira con más de una obra en cartel al mismo tiempo, como las grandes compañías profesionales.

En estos diez años se ha podido apreciar el trabajo de los estudiantes que han compaginado clases y obligaciones escolares con ensayos y montajes, con múltiples preparativos para cada una de las puestas en escena, con aprendizaje y conocimiento, con la transmisión de valores y las reivindicaciones tan presentes en la época que están escritas como en la actualidad. Unos actores con una soltura y un desparpajo propios de experimentados intérpretes, entusiasmando al público con sus emociones, transmitiendo sus risas en las comedias, su rabia, pena, dolor, frustración, miedo… en las tragedias y, siempre, haciendo cómplice y participe a un espectador que disfruta con las actuaciones de unos alumnos que se meten en la piel de los personajes con oficio y naturalidad.

Se verá la labor colectiva, unos cuantos actores encima de un escenario y una gran tarea para que podamos disfrutar de ese ratico, detrás estarán los directores y organizadores del tinglado junto a los que han ido creando el vestuario en estos años, los que preparan complementos y accesorios, los que han imaginado la cartelería y los programas de mano, los que construyen y montan los escenarios, los encargados de las luces, los que organizan las infraestructuras necesarias para cada representación, los que idean el ambiente óptimo para que el público se sienta integrado y la ilusión de la función se absorba por cada uno de los que están en la sala o al aire libre en esos míticos lugares con muchos años de historia,… y por supuesto nosotros, espectadores, que nos dejaremos llevar por la senda que los intérpretes van abriendo para interactuar con ellos, acompañarlos cuando lloren, reír cuando la ocasión lo requiera, cantar si es necesario,…vivir la representación, sorprendernos con lo que cada actor añade a su personaje, con ese matiz que lo va a definir en el conjunto y dejarnos guiar por el espíritu de esos adolescentes que marcan su impronta en cada una de las funciones.

Da lo mismo que sepamos el final, que hayamos leído la obra o ya la hayamos visto, el teatro tiene esa ventaja, cada representación, cada montaje, cada puesta en escena del texto nos hará vibrar y emocionarnos, estaremos en manos de los sentimientos que se transmiten en esa realidad ilusoria del escenario y el patio de butacas, no hay “spoiler”, estamos viviendo el momento y sintiendo como avanzamos por un camino del que puede que conozcamos el final, es “Teatro” y “Teatro” del bueno. Y disfrutaremos de ocurrentes chistes, de aparatosos trances, de jocosos guiños a la actualidad, de chanzas a políticos actuales e incluso a algún profesor,… y también veremos los mismos surcos en los caminos, los mismos problemas ocasionados por las guerras, los mismos trasiegos de vidas, las mismas víctimas y los mismos desenlaces trágicos de las personas, de los héroes y de esos dioses griegos que actúan como si fueran humanos .Muchas veces se ha dicho que la historias se repite y el teatro está ahí para recordarnos que el paso de los siglos no cambia el comportamiento humano y los alumnos del IES Castillo-Puche en Caligae Teatro nos lo van a hacer ver desde el escenario.

Muchos han sido los actores, los colaboradores, los ayudantes… que han pasado por ensayos y representaciones, que han crecido con el teatro y que ahora se desenvuelven en la vida en un “después” de la etapa del IES, pasa el tiempo y se ven las ausencias, también las permanentes como la de Consuelo Férez Sandoval, una persona que dejó su impronta con su trabajo en los componentes de la gran familia que es Caligae Teatro. Enhorabuena y a seguir haciéndonos disfrutar con ese arte maravilloso que es el Teatro.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos