spot_img
martes, 4 octubre, 2022
14.3 C
Yecla
spot_img
spot_img

DOMINGO ENTRE LA VIDA Y LA MUERTE

Desconcertado. La muerte de Domingo Carpena me ha sacudido como un martillazo en los dedos cuando intentas remachar un clavo. Había quedado con Domingo en compartir un almuerzo al regreso de las vacaciones. Lo mismo me ocurrió a primeros de mes con Pepe Carpena y el café que se nos quedó pendiente. Este condenado septiembre también se llevó a Juan Miguel Benedito, buen amigo y compañero de fatigas de Domingo en la política local y como médicos de familia. A ambos les escuché en múltiples ocasiones confesar la mutua consideración que se tenían. Domingo era un hombre de palabra amena, apaciguadora y lúcida. Con Domingo podías hablar de absolutamente todo por las claras y contradecirle sin rodeos cuando no compartías sus argumentos. Culto, ingenioso y con un sagaz sentido del humor. Le sacaba punta a todos los acontecimientos por muy banales o preocupantes que fueran con su personal visión de las noticias de toda índole que nos servían de pretexto para nuestras charlas. Naturalmente Yecla y la política, y ahora también la polémica sobre el Hospital, eran sus temas preferido. Toda su vid dedicada a su pueblo como médico jubilado, al que sus paisanos recordarán siempre con el cariñoso ‘don Domingo’ y como concejal, alcalde, diputado regional y político en suma con inapelables ideas socialdemócratas. Nunca se jubiló de su PSOE ni de su Casa del Pueblo de Yecla que ahora tanto le dolía y le quitaba el sueño. Estos días hemos rescatado la entrevista que le grabamos para un reportaje en la WebTv de nuestro periódico pocos días antes de su discurso del Día de la Constitución de 2019.

De verdad: Cuánto echamos en falta a políticos que sean tan sosegados y reflexivos como Domingo, a todas horas abierto al diálogo sin estridencias, mediando siempre entre trifulcas sin sentido y salidas de tono de propios y extraños. Nunca lo vi enfadado ni le escuché hablar mal de nadie aunque imagino que tendría sus días torcidos como todos. A quienes chocaban con él los censuraba con chispa y con sorna pero sin desprecio ni descalificaciones personales. “¿Qué noticias tenemos hoy?”, solía preguntarme por costumbre para arrancar nuestras conversaciones a las puertas del Archi’s cuando regresaba de largas caminatas o de pasear a su mascota. Compartíamos muchas amistades en común y varios de sus familiares son también muy amigos. Raro era el día que no me hablaba del Real Madrid, de sus viajes por medio mundo, sus idas y venidas a la capital, su adorada Mari, sus hijos Domingo y María, y su pasión por sus nietos Martina y Óliver… Sus ingeniosas y agudas ‘Crónicas del guiñol’ aún pueden leerse en su perfil de Facebook. No sé que más puedo decir sobre Domingo. Este fin de semana, paseando entre el bullicio de las casetas y el griterío de las atracciones, me dio por pensar que Domingo, irónicamente, se ha ido para siempre en domingo, en el primer domingo de esta Feria que este año vamos a vivir entre luces y sombras, entre la vida y la muerte.

spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos

Utilizamos cokies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación (por ejemplo, páginas visitadas). Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar