La hostelería paga los platos rotos tras entrar Yecla en el nivel 3 de alerta

Consideran que “estas medidas no tienen sentido sin toque de queda ni restricciones de movilidad”

Álex Delegido

Una vez más la hostelería de Yecla siente que está pagando los platos rotos de las irresponsabilidades ajenas. Este miércoles, ante el aumento de contagios, Yecla entraba en nivel 3 alto de la alerta sanitaria y tal y como había anunciado el lunes el Comité de Seguimiento de la Pandemia, las restricciones volvían a afectar a la hostelería, pasando el aforo en interior del 75% vigente al 30%.

El presidente de los hosteleros de Yecla, José Antonio Ruiz, señalaba que “estas medidas dictadas por el Gobierno regional nos parecen incomprensibles. No hay estado de alarma, no hay restricciones en la movilidad, ni toque de queda y de nuevo pagan con la hostelería cuando está demostrado que es el ocio privado el que está detrás del aumento de contagios”. Ruiz añade que “con esta medida, precisamente van a incentivar más la fiesta privada en casas de campo o botellones en la calle, que sí son peligrosos para la propagación de la pandemia”.

Los hosteleros no quieren restricciones en este momento en el que “la presión hospitalaria es baja y la vacunación avanza a buen ritmo. Esto nos causa un daño enorme. Ya han comenzado a anularse algunas bodas, porque con esta limitación en este tipo de eventos solo se permiten 30 personas en interior y 60 en exteriores, lo que impide a cualquier pareja tener un mínimo razonable de invitados. Además, puede afectar al empleo porque serán muchos los compañeros que dejen de contratar gente para estas semanas clave del verano”, destaca el presidente de los hosteleros de Yecla.

Aunque solamente el 5% de los establecimientos de Yecla no tiene terraza, la restricción del 30% va a afectar a todos los bares, restaurantes y cafeterías de la localidad. “Para las comidas de verano de las empresas va a ser un desastre porque nadie se va a sentar en una terraza a las tres de la tarde con 35 grados. Pero es que además, en el interior, las mesas siguen siendo de seis comensales”, destaca José Antonio Ruiz, que finaliza diciendo que “esta medida es muy dañina y además no va a llevar aparejada compensación económica alguna. Es decir, trabajaremos al 30% y pagaremos impuestos al 100%, lamentablemente”.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar