Las comuniones se celebrarán entre septiembre y octubre

El párroco de La Purísima explica que “este plan está sujeto a que no hay rebrotes de la pandemia”

Pese a la enorme ilusión de los más pequeños las comuniones tendrán que esperar en nuestra ciudad al menos hasta finales del verano. Según ha explicado a SIETE DÍAS el párroco de La Purísima, José Antonio Abellán, la Diócesis de Cartagena apuesta porque las primeras comuniones tengan lugar en la Región de Murcia entre septiembre y octubre, siempre que la evolución de la pandemia lo permita. Se ha elegido esta fecha porque para entonces está previsto un mayor nivel de movilidad y para evitar el otoño y la llegada del frío que puede conllevar la aparición de algún rebrote del coronavirus.

Además, alargar un poco las fechas de las comuniones favorecerá que los niños puedan estar acompañados por más familiares. Ahora mismo, en la fase 2 que Murcia iniciará el lunes, sólo 50 personas pueden asistir a celebraciones de carácter religioso y social como son las bodas y las comuniones.

José Antonio Abellán señala que “pese a que la mayoría de familias lo entienden, hay algunas de ellas preocupadas porque han comprado el vestido o traje a sus niños y las criaturas crecen a gran velocidad. Nosotros hemos ofrecido a las familias de Yecla que si alguna desea celebrar la comunión de su hijo o hija en verano estamos dispuestos. Pero la limitación de aforo hay que cumplirla. La gran mayoría van a esperar a septiembre”.Hay que tener en cuenta que hasta la llegada de la pandemia en cada turno 15 o 20 pequeños tomaban juntos la comunión. Algo impensable ahora, cuando solo podrían reunirse a tres o cuatro niños.

Otra celebración que se verá radicalmente alterada este año es la procesión del Corpus Christi el próximo mes de junio. Abellán explica “no se va a salir a la calle porque el estado de alarma no permite los actos de culto en las calles. Y los niños como no habrán tomado la comunión no pueden salir. Pero no obstante, haremos una misa con todos los sacerdotes de Yecla juntos y una pequeña procesión en el interior de la Basílica. El Santísimo se asomará al dintel de la puerta para bendecir al pueblo de Yecla, pero es obvio que va a ser un Corpus Christi bastante extraño”.

En cuanto a las bodas, la práctica totalidad de los novios están cambiando sus fechas. La intención es que se celebren en 2021 aunque pueda provocar una acumulación de enlaces porque también había ya varios previstos para el próximo año antes de la irrupción de la pandemia. Estos retrasos en las celebraciones han impactado también en los restaurantes de Yecla que tendrían que acoger estos eventos, agravando más su situación.

Buena respuesta de los fieles en la reapertura de los cultos

Se ha cumplido la primera semana  de reapertura de los cultos. Según explica José Antonio Abellán, “y aunque las misas se han estado celebrando a puerta cerrada, ha sido una gran alegría volver a ver a nuestros fieles. El Gobierno permite la apertura a un 30% del aforo y en nuestro caso eso supone que tenemos a 200 personas en cada eucaristía.

La gente en Yecla es muy devota, como es sabido, y son muchas las personas que estaban deseando que se les permitiera regresar a la Basílica, por supuesto, respetando las medidas de distanciamiento social y de higiene que se exigen para combatir el coronavirus. El aforo es restringido pero el público ha respondido y se va rotando para permitir que más personas puedan venir a la Iglesia”.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar