Alfonso Rodríguez, de Daemon4, junto a la máquina de corte en las instalaciones de Mopal Tapizados

Feria del Mueble Yecla 2018 | Industria 4.0 en Yecla. ¿Realidad o ficción?

- Redacción -

En el escenario actual de intensa competencia económica, las empresas, también las de nuestra ciudad, se enfrentan a grandes desafíos para poder ser competitivas. Reducir los costes, aumentar su productividad, eliminar desperdicios y reducir al máximo los fallos son aspectos fundamentales para la supervivencia de una empresa a largo plazo.

El objetivo de la industria 4.0 es el de poder digitalizar, desde la fabricación hasta la logística, cualquier proceso industrial. Automatizar los procesos significa optimizar los recursos y racionalizar las distintas fases de la producción para reducir los tiempos muertos, los costes y los procesos repetitivos, disminuyendo así el tiempo de ejecución de los procedimientos manuales con programas y aplicaciones software que automatizan este tipo de tareas.

Dentro del concepto de industria 4.0 se incluyen el big data, el cloud computing, la analítica predictiva, la robótica colaborativa, las simulaciones, la realidad aumentada y hasta la fabricación aditiva. Pero, ¿qué hay de 4.0 en el tejido industrial de Yecla? ¿Existe un interés real por la automatización y la digitalización de los procesos en las empresas de nuestra ciudad?

La automatización de procesos en Yecla

Alfonso Rodríguez, de Daemon4, ha señalado:  “En Yecla existe una gran cantidad de empresas fabricantes en los sectores del descanso, el mueble o la tapicería. Cientos de fábricas en las que tradicionalmente existe una importante carga de trabajo repetitivo y manual y que además, conlleva un aumento de los fallos humanos. Todos estos errores se pueden evitar casi completamente con la automatización industrial.

En nuestra ciudad hay interés general por el avance de la industria hacia la digitalización, pero lo cierto es que todavía existe cierto recelo; todavía hay quien piensa que los robots van a sustituir nuestros puestos de trabajo o que instaurar la automatización en una empresa es inalcanzable a nivel económico.

Lo cierto es que estas soluciones se implantan gradualmente y de forma modular en las fábricas, y no estamos hablando de robots de ciencia ficción, sino de soluciones concretas para nuestra cadena de producción. Hacemos una fábrica inteligente cuando todos los procesos están conectados a nuestro sistema de gestión o ERP, combinando las bases de datos de todas las áreas de la empresa: contabilidad, ventas, área comercial, fabricación, logística, etc.

Estos sistemas, una vez en fábrica, se completan con códigos de barras, PDA, sensores RFID o lectores en las cintas de transporte de los materiales. Un conjunto de dispositivos que, conectado a la base de datos, identifica los puntos de ineficiencia, los desperdicios y la mala aplicación de los recursos. Así es como conseguimos rediseñar los procesos para conseguir la mejora continua en una fábrica.

En Daemon4, por ejemplo, han desarrollado recientemente y en colaboración con Davó, una herramienta para la generación automática de marcadas desde nuestro ERP, integrando los procesos de fábrica con los de oficina. Se trata de un novedoso sistema de fabricación robotizada para la industria de la tapicería, un sistema flexible que permite la creación automática de las piezas para modelos especiales, que elimina el error humano, que genera la marcada de forma automática pedido a pedido y que es capaz de ahorrar hasta un 7% de tejido.

Lo que consiguen con esta herramienta es ganar flexibilidad, ahorrar tiempo y reducir los costes. Eso es lo que buscamos con la digitalización de procesos y con la industria 4.0: que todas las secciones de la empresa sigan los mismos objetivos.”

Las ventajas de la automatización de procesos en los modelos de negocio son innumerables, con una probada reducción de gastos y un aumento de la eficiencia de las empresas en las que se implanta.

La industria 4.0 es la modernización industrial que las empresas necesitan para poder seguir ofreciendo un producto y servicio competitivo. Se trata de dar un salto cualitativo en la producción y aprovechar de forma proactiva las oportunidades que genera este nuevo modelo de trabajo. El reto está, sin duda, en hacerlo realidad, ya que requiere de una reestructuración de la cadena de valor tradicional para adoptar la tecnología como parte fundamental del proceso de producción.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar