La jueza en la Sala de Vistas del Juzgado Número 1 de Yecla

“Los delitos frecuentes en Yecla son los de lesiones y estafas y han descendido los de violencia de género”

– Alex Delegido – 

Ana María Jerez Esperón (Titular del Juzgado número 1 de Yecla y jueza decana)

En primer lugar, nos gustaría conocer su trayectoria laboral hasta su llegada a los Juzgados de Yecla…
Nací en Madrid y estudié la carrera de Derecho en la Universidad Complutense de Madrid. He estado muy vinculada a la Región de Murcia porque mis padres se trasladaron aquí a vivir. Tras el período de prácticas obligatorio para cada juez mi primer destino fue el Juzgado número 2 de Cartagena, donde estuve en comisión de servicios hasta que salieran plazas. Empecé llevando únicamente temas civiles y económicos en su mayoría, además del Registro Civil, que también gestiono ahora en Yecla. Estuve dos años en Cartagena hasta que empezaron a salir plazas. Estuve en Olot (Gerona) menos de un año, hasta julio de 2015, fecha de mi llegada a Yecla como titular del Juzgado número 1.

¿Cuáles son sus funciones en el Juzgado? ¿Cómo es su día a día?
Los Juzgados de Yecla son mixtos, es decir, se gestiona tanto la vía civil como la penal. En la parte civil se trata sobre de todo de gestionar pleitos como reclamaciones económicas, temas contractuales, bancarios y procedimientos de familia. En cuanto a la parte penal, nosotros llevamos la investigación de causas penales, dentro de las que se acuerdan diligencias como registros, intervenciones telefónicas… Por supuesto contamos con el auxilio de las fuerzas y cuerpos de seguridad.  No tenemos un horario fijo. Hay un mínimo de horas que tenemos que estar en los Juzgados para celebrar juicios, tomar declaración a los detenidos, atender a los profesionales, como los abogados. Se mide el rendimiento de los jueces y, en general, superamos los estándares de productividad. También quiero aclarar la errónea concepción que existe a veces en atribuir a los jueces ser la máxima autoridad en los pueblos. Tengo entendido que, a nivel protocolario, la primera autoridad municipal es siempre el alcalde y después ya vendría el juez aunque cada figura tiene su propio ámbito de competencias.

“Tenemos una carga de trabajo cuatro veces superior en la parte civil que en la penal”

¿Qué situación se encontró ? Se habla siempre del colapso de la Justicia… ¿Se está avanzando?
El colapso de la Justicia es un problema endémico. Siempre hay un exceso de trabajo y faltan medios personales y materiales. Habría que hacer un estudio serio para que la Administración de Justicia fuera más eficiente. Cuando se llega a un Juzgado siempre es necesario un período de adaptación, controlar bien qué tipo de pleitos son los más frecuentes y las particularidades de cada localidad. Yecla tiene sus altibajos y pese a que podemos decir que es una ciudad segura y tranquila hay bastante trabajo. En el apartado civil tenemos una entrada de casos cuatro veces superior que en penal. Así que tenemos mucho trabajo, principalmente en civil.

¿Cuáles son los delitos más comunes en Yecla? ¿Qué tipo de denuncias son las más numerosas?
Lo más frecuente son los delitos de agresión por peleas, en su mayoría con lesiones leves. También hay lesiones imprudentes y delitos contra los derechos de los trabajadores; en éstos últimos las conductas más leves acaban siendo sancionadas por vía administrativa. Tenemos bastantes denuncias de hurtos y, sobre todo, estafas, unas a través de internet y, otras, en el seno de sociedades o empresas.

“Podemos decir que Yecla es una ciudad tranquila y también bastante segura”

Hay temas especialmente sensibles como la violencia de género o los desahucios… ¿Cómo está Yecla en estos asuntos?
En violencia de género han disminuido los casos estos últimos años. Tenemos actualmente unos 30 por semestre, una cifra que, afortunadamente, no es muy alta para una población del volumen de Yecla. El Juzgado Especializado en este asunto es el número 2 pero para que se hagan una idea, en Olot teníamos diez casos en dos semanas. Y, en términos generales, no hay un patrón común de las víctimas, ni de nacionalidad, ni de nivel económico, social o cultural.
En cuanto a los desahucios, las ejecuciones hipotecarias están paralizadas hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea se pronuncie sobre el carácter abusivo o no de la cláusula de vencimiento anticipado de las hipotecas. Esto, junto con la mejoría económica, ha hecho que disminuyan estos casos. Sí continúan los desahucios por arrendamiento, es decir, cuando el propietario de un inmueble denuncia por el impago de la renta por parte del inquilino o porque ha expirado el plazo del contrato. De este tipo de asuntos han entrado cerca de 30 en el primer semestre de 2018.

“La ciudadanía en general confía en la Justicia pero se queja de que no es muy ágil”

¿Qué percepción cree usted que tenemos los yeclanos de la Justicia? ¿Qué le transmiten los vecinos?
Lo cierto es que la gente de Yecla no suele darme su opinión sobre este asunto. Quizás porque temen ser demasiado sinceros.(Risas), La ciudadanía, en general, advierte que la Justicia no es todo lo ágil que debería aunque creo que sí se confía en que se decide conforme a la ley. Nuestro trabajo es complejo y afecta a los derechos de las personas, pero quienes lo desempeñamos somos profesionales, estamos comprometidos con nuestra labor y en continua formación para dar lo mejor de nosotros mismos a la sociedad.

¿Cuál sería para usted la parte más grata de su profesión? ¿Y la más desagradable?
Los jueces somos personas, no somos indiferentes a las situaciones en que se hayan quienes acuden a los Juzgados y lo que supone para estas personas; en mi caso, todo lo que concierne a menores me genera particular preocupación, pero actuamos con profesionalidad e imparcialidad. En cuanto a la parte amable, entre lo más gratificante de mi trabajo está la celebración de bodas y ya he celebrado bastantes en Yecla. Además, la gente es espontánea y muchas veces te saludan por la calle o los propios contrayentes o sus padres. También como anécdota destacaría que me he encontrado con algunas personas a las que he enviado a prisión que me han parado para decirme que se han regenerado y cómo les va en la vida.

“La parte grata de mi trabajo es todo lo que conlleva celebrar las bodas en el Juzgado”

Para acabar tengo que preguntarle por la polémica sentencia de La Manada… ¿Ve justificada su puesta en libertad? ¿Cómo valora que la gente salga a la calle para protestar contra la sentencia?
Creo desde un punto de vista profesional que es complicado tener una opinión fundada.. La sentencia no es firme y, mientras no lo sea, la prisión para los acusados sigue siendo provisional, ya que el Tribunal Superior de Justicia de Navarra puede confirmar la sentencia o revocarla. Según la ley, para acordar prisión provisional no basta que haya indicios de delito o una condena provisional, sino que sólo puede acordarse para evitar ciertos riesgos (de fuga, de alteración de pruebas y de reiteración delictiva). En este caso, la misma Sala que condenó a los acusados ha argumentado que no concurren esos riesgos. Esa decisión puede compartirse o no, pero está fundamentada. Entiendo que haya personas que puedan sentirse indignadas, la crítica de las resoluciones judiciales es legítima y necesaria, pero una cosa es criticar y otra es cuestionar la competencia profesional de los jueces que han decidido en un caso mediático, en que ha habido un juicio paralelo, ya que esto compromete la independencia judicial y pone en peligro el Estado de Derecho. Estamos ante un caso puntual, por lo que para extraer conclusiones es imprescindible informar debidamente a los ciudadanos del contenido de las resoluciones judiciales y de las leyes que aplican.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar