Tomás Fuertes califica el proyecto de explotación porcina de su empresa en Yecla de «legal y honesto».

Asegura que «los caprichos y los activistas» son los que están tratando de frenar el proyecto, aunque «en España no estamos para caprichos».

LA VERDAD

El presidente del Grupo Fuertes, al que pertenece la empresa Cefusa, impulsora de la granja, salió ayer en primera persona a defender el proyecto. En declaraciones a RNE, Tomás Fuertes calificó de «caprichos» el intento de paralizar la iniciativa. Entiende que no hay razones para parar lo que está amparado por la legalidad. Lo primero que aseguró el máximo mandatario de la compañía, es que el proyecto es «legal y honesto…nosotros hacemos cosas que son honestas y legales». Además, añadió que podría irse con su actividad empresarial a otro lugar si no se le permite realizar los proyectos que tiene la empresa. «Si inicias una cosa y no la haces…tendremos que irnos a otra Región, a otro país, a desarrollarla».
Tomás Fuertes no tiene dudas a la hora de afirmar que el medio ambiente y los derechos humanos «hay que respetarlos, por principio», pero deja claro que, a su juicio las protestas que hay en Yecla por el asentamiento de la granja porcina en el término municipal de Montealegre (Albacete) no están justificadas. En este sentido, asegura que «los caprichos y los activistas» son los que están tratando de frenar el proyecto, aunque «en España no estamos para caprichos».

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar