spot_img
lunes, 17 junio, 2024
19.2 C
Yecla
spot_img
spot_img

«Preferentes» en Yecla

«¿Engaño de las cajas/bancos? ¿Avaricia de los ahorradores? ¿Desinformación intencionada? ¿De quién es la culpa?» (Por Pascual Ortuño Redondo, empleado de la Caja de Ahorros del Sureste durante más de 20 años)

Pese a que existen evidencias de que se trata de la mayor estafa financiera de la historia de España, nadie ha sido procesado. Pero alguien se cree aún que no hubo malicia por parte de directivos y directores de sucursales y por no pocos empleados (¿desinformados?, ¿quizás cómplices?), que echaron mano de sus clientes de toda la vida. Soy tolerante, pero a mí se me caería la cara vergüenza de haber sido cómplice de tamaño engaño, y lo dice quién ha sido empleado de una de esas cajas colaboradoras en el engaño. Ante toda esta avalancha de indecencias y de trampas, urge aclarar el engaño de las preferentes; los ahorros de toda una vida de sacrificios para acabar así. Y mientras, los altos directivos de esas cajas disfrutando de su dorado e inmerecido retiro. Hay que clamar justicia y que reciban su merecido castigo a la sombra.

Es muy probable que muchos de sus compradores, o quizás ninguno, hubiesen optado jamás por adquirirlas en caso de conocer todos los riesgos que las rodeaban, pero aún así las cajas de ahorros emplearon toda su artillería propagandística y de empleados para lograr colocarlas. ¿Engaño de las cajas/bancos? ¿Avaricia de los ahorradores? ¿Desinformación intencionada?… Nunca se sabrá. Lo cierto es que fueron legiones los que picaron el goloso anzuelo que les ponían del que ahora no son capaces de escapar.

Pero conozcamos un poco de las preferentes: Las entidades necesitaban ampliamente una inyección de capital y echaron mano de las preferentes. Y, claro, se plantea la duda: distinguir entre quiénes fueron engañados y quiénes por avaricia y afán de lucro se dejaron engañar; un proceso muy farragoso para la Justicia.

Hablando en plata, un título preferente consiste en prestar dinero a una entidad sin que exista plazo de devolución (una especie de bono infinito ), a cambio de un interés que esta pagará cuando lo estime conveniente. Sabido esto, ¿quién en su sano juicio compraría tal producto financiero? El truco consistió en convertirlo en un sistema piramidal para que tales títulos pasaran de mano en mano como una falsa moneda en un mercado paralelo al bursátil.
¿A alguno de vosotros os han hecho alguna vez un «Test MIFID» cuando habéis ido a hacer un seguro de hogar, automóvil, decesos o de cualquier otro tipo ? El Test MIFID (Markets in Financial Instruments Directive ), es un test que toda entidad financiera tiene la obligación de hacer a sus clientes cuando soliciten contratar un producto complejo. Por ejemplo, la compra de preferentes. Si no disponen de información para evaluar si el cliente tiene o no experiencia en este tipo de producto o en uno similar, el resultado del test indicará si es o no conveniente para el cliente, en función de información facilitada.

Trataré de explicar qué es el Test MIFID y porqué es necesario hacerlo.
Está vigente desde el 1 de noviembre de 2007 y obliga a las entidades, caja/bancos, o banco a secas, a hacerlo a los compradores de preferentes y tiene como objetivo proteger al cliente para que conozca y comprenda el producto que va a comprar, sepa valorar el riesgo en el que va a incurrir y tome la decisión en consecuencia. En el Test de Conveniencia o idoneidad los apartados nº 1 y 2 son para clientes profesionales, Estado, Administración, etc… Los obviamos para no hacer más farragoso el tema, que bastante enrevesado está ya. El apartado 3 es para clientes minoristas: son el resto de clientes y por tanto, la gran mayoría, generalmente desinformados, a éstos las entidades financieras o de inversión deben darles el mayor grado de protección, asegurarse que el producto que el cliente va a comprar es adecuado para él, lo comprende y asume su nivel de riesgo. ESTE ES EL CLIENTE QUE NOS OCUPA, GENERALMENTE EL AFECTADO EN LAS PREFERENTES y sobre el que vamos a tratar.

Continuamos con el test MIFID. En la mayoría de casos han sido rellenados por la entidad a nuestras espaldas, después de firmar los clientes en la parte trasera de la hoja, sin leerlos, es el típico: "FIRME AQUÍ DONDE PONE LA CRUZ, que nosotros lo rellenaremos". La estafa empezaba a consumarse. Lógicamente no tenéis copia porque la entidad no solía darla, no le convenía porque estaban sin rellenar y además al leerla se iba a descubrir el pastel. En vez de un test había un simple enumerado de tonterías: como que "eres un experto en productos financieros", etc, etc… Y firmado sin rellenar, por lo que no es un test ni nada que se le parezca. En buena lógica, ya se habrán cuidado las entidades, de tenerlo todo bien dispuesto por si un juez solicita incorporarlos a cualquier sumario incoado. ¿Y por qué es necesario hacerlo?

Cualquiera de vosotros, queridos lectores, que haya ido a la Notaría, o antes al Corredor de Comercio, para firmar un vulgar préstamo o póliza de crédito, habrá observado que previa entrega del DNI, el notario/a, nos dice las características: principal de la operación, tipo de interés, plazo de devolución, intereses de demora, descubiertos si es póliza, etc… Lo normal, LO QUE HAY ESCRITO y después de la lectura, la firma.

Esta es la práctica habitual, la que he observado y seguido en más de veinte años como empleado de la Caja de Ahorros del Sureste, hoy Banco CAM, y gran parte de ellos al frente de la Sección de Préstamos, por tanto algo habré vivido esto de los créditos, compra de acciones, productos financieros, etc… y nunca, nunca, ha firmado un cliente una operación sin estar rellenada. Pero sigamos.

Después de una serie de preguntas, más o menos intrascendentes, 1ª pregunta: ¿Tiene conocimiento de los instrumentos financieros y de los mercados de valores? De las cuatro posibles respuestas, se debe de contestar la 1ª opción: No conozco los mercados de valores ni estoy familiarizado con sus productos. 4ª pregunta, y tal vez la más importante: ¿Está dispuesto a asumir perdidas por su inversión a cambio de mas rentabilidad, o por sus operaciones financieras?. Generalmente, esta pregunta no te la hacen, poniendo ellos mismos la respuesta, que astutamente suelen poner de las 4 opciones, la número 4: Sí, incluso en ausencia de cobertura. Si nos hubiesen dado las 4 opciones, normalmente hubiésemos cogido la opción 1ª: Ni de capital, ni de intereses, y ya no tendríamos el problema, pero claro, habrían levantado la liebre y no habríamos dado cuenta de dónde nos metíamos sin saberlo, porque si estamos contratando un seguro, ¿cómo puede haber riesgo de perder el dinero? Y así infinidad de preguntas. Está claro que la mayoría se limitaba a decir: "Firmen aquí debajo de la cruz, que ya lo rellenaremos nosotros". La gran estafa había sido consumada.

¿Cuántos de vosotros os pondríais en manos de un cirujano que en su examen hubiera respondido: "Sí, sé lo que es una operación a corazón abierto", si le hubieran preguntado solo eso? ¿Acaso somos todos budistas o musulmanes por saber solo quiénes son Buda y Mahoma? Para cuando la Unión Europea intervino y paró en seco ese mercadeo en 2011 durante los años de Zapatero, el Gobierno y el Banco de España no movieron un solo dedo.

Desde Noviembre de 2011, la Comisión Nacional del Mercado de Valores, CNMV, prohibió realizar compraventas de preferentes y se inició uno de los mayores dramas de esta crisis que afecta a 400.000 clientes. Y parece ser que los jueces se están moviendo y empieza a aflorar un rayo de esperanza para los preferentistas de recuperar su dinero estafado; se empiezan a descubrir nuevos indicios de que no realizaron el Test de idoneidad pese a no tener conocimientos financieros. En relación con la reclamación judicial, otro juez estima que es "evidente" que Banco CAM, como empresa mediadora del producto, tenía la obligación de asesorar fielmente a su cliente, haciendo una valoración de su perfil y ofreciéndole "exclusivamente" productos que se adecuaran al nivel de riesgos que fuera capaz de comprender y asumir. Una sentencia señala que la entidad no informó al usuario del funcionamiento de los riesgos que corría; otros, que la entidad aseguró a una pareja, que invirtió 30.000 euros, que estaba asegurado el capital: Se ve luz al final del túnel.

Hace unos días, el juez imputó al ex-director de CajaMadrid, hoy Bankia, (donde había multitud de preferentistas estafados), Sr. Blesa o Blesa a secas, que de señor bien poco tenía, y ya está en la cárcel. Que cunda el ejemplo y los directivos de otras cajas copartícipes de la estafa sigan el mismo camino. Se libra, por ahora incomprensiblemente, el Ex-Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernán-dez Ordóñez, “MAFO”.

En resumen, nos cambiaron euros por papel mojado, oro por baratijas, como hicimos con los indígenas americanos tras la conquista de América y ahora, siglos después, la historia se repite con los pequeños ahorradores: euros por preferentes. Es de justicia que los ahorradores, que es lo que eran la inmensa mayoría de los titulares de preferentes, no lo olvidemos, recuperen el dinero que depositaron en la creencia de que contrataban un depósito.
Quisiera hacer una aclaración que no me puedo callar. Cuando una persona de edad avanzada, que raramente entiende lo que está leyendo, va a demandar un depósito a plazo fijo y el empleado, la entidad, el director o el responsable, le endosa un producto de inversión apto para las personas con un gran conocimiento en la materia y no el depósito que habían ido a demandar, no hace falta ser muy listo ni saber mucho de leyes para ver ahí una estafa monumental.
Y los empleados, ¿por qué no denunciaron las presiones, que dicen ahora, sufrían para colocar este producto? Estoy seguro de que cualquier empleado de banca sabe perfectamente lo que son las preferentes y las subordinadas, y si no lo sabían, ¿qué hacían colocando productos que no conocían? Y yo me pregunto: ¿Se van a ir de rositas los directivos y empleados que consumaron la estafa? Estos no se merecen un escrache, se merecen un juicio y cárcel si son declarados culpables de la estafa. Pregunten ¿cuántos de ellos firmaron preferentes? Si tan rentables eran, ¿cómo las vendían y no se quedaron ninguna?

El presidente de la Xunta Gallega, Sr. Nuñez Feijóo, ha asegurado que en los próximos días 20.000 personas más recuperarán todo su dinero, los ahorros de toda una vida. Eso es un Presidente, vaya tomando nota Sr. Valcárcel y muévase, defienda a los yeclanos y murcianos estafados con las preferentes y que cunda el ejemplo. Y aún cuando "la estafa" se produjo en un tiempo en que el PP no gobernaba, "hay que buscar una solución" y no vale apoyarse otra vez en lo habitual de que es herencia recibida. Toca actuar, defender al pequeño ahorrador, fuese quién fuese quién gobernara, aunque solo fuese por captar esos 400.000 votos de los estafados, pero sobre todo, porque es de justicia.

(José Pascual Ortuño Redondo, empleado de Caja de Ahorros del Sureste durante más de 20 años y articulista de este periódico).
spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos