spot_img
martes, 23 julio, 2024
31.4 C
Yecla
spot_img
spot_img

LA IGLESIA DE SAN FRANCISCO RECOGE LA 40ª MUESTRA DE TRABAJOS DE LA UNIVERSIDAD POPULAR

María José Juan

El pasado 19 de junio, a las ocho de la tarde, tuvo lugar la inauguración en la Iglesia de San Francisco de la “40 Muestra de trabajos de los alumnos de la Universidad Popular”. Y es que, tal como indica la cifra, son ya cuatro décadas las que nos separan del nacimiento de la institución. Aunque, bien pensado, más acertado sería decir que son esos mismos años los que nos acercan a la labor de su servicio. Centrado desde sus comienzos en la formación y cultura municipal, entre sus objetivos prima la participación ciudadana y la continua enseñanza, ya sea para incidir en la preparación laboral o simplemente para nutrir y satisfacer el conocimiento personal, ambos objetivos igualmente útiles.

No extraña, por tanto, que la naturaleza de la exposición se ajuste a estos mismos parámetros: fomentar la cultura de Yecla al tiempo que se contribuye a ahondar en el ocio creativo y los bienes artísticos de nuestra localidad. No obstante, también cabe señalar que otra de las finalidades de la muestra recogida en la Iglesia de San Francisco es reconocer el trabajo de aquellos que han decidido aportar su granito de arena a construir y darle sentido a la Universidad Popular. Sin artistas no hay arte.

 

El alumnado de la institución se acoge a ese lema que versa que es necesario “aprender a aprender”. Por ello, en la exhibición podemos encontrar distintas categorías dentro de ese tronco común y generoso que supone el aprendizaje. Ya desde el principio se nos presenta un panorama amplio, tanto a nivel temático como cronológico. Cuadros, tapices, mosaicos o joyas adornan cada rincón de la iglesia. En ellos versa la técnica empleada o el tipo de arte ante el que estamos: decoración o restauración de muebles, esmalte al fuego, bisutería de polímeros, maniquís vestidos con prendas que recuerdan a otra época, vidrio fundido, etc. Acompañando a estas notas explicativas, un “no tocar” insiste en el cuidado de materiales tan frágiles y bellos.

Y es que, si existe alguna manera de calificar esta 40 muestra del trabajo de los inscritos en la institución, es precisamente esa: bello. Una explosión de belleza y color te dan la bienvenida y te guían durante toda la visita. A tu paso, encuentras distintas texturas, materiales y temáticas que conducen a un viaje tanto intercultural como temporal. Bien podemos acercarnos a motivos veraniegos, entre los que destacan la presencia de flores o frutas de aspecto vívido, o invernales, protagonizados por la Navidad.

Asimismo, la tradición se combina con la contemporaneidad. La recreación de capuchinos o muebles adscritos a lo más propiamente clásico, divanes, por ejemplo, se conjugan con la reciente técnica del patchwork o una acertada ilustración de Harley Quinn. Fotografías de una Yecla ya pasada o lámparas al estilo Tiffany evidencian una calidad asombrosa y un deleite visual que llega hasta el cuidado milimétrico de los marcos en los que descansan hermosos paisajes.

No obstante, el punto fuerte de la exhibición se presenta al final de la sala. Demostrando una vez más la importancia del arte local, una suerte de homenaje al traje típico de labrador y labradora esperan al término de la estancia y nosotros lo disfrutamos como si de un regalo se tratase.

La exposición se encuentra, tal como adelantaba, en la Iglesia de San Francisco, ubicada en Camino Real, 1. Desde el lunes de la semana anterior se puede acudir los días laborables de seis a nueve menos cuarto de la tarde. Para los sábados y festivos las horas varían de las siete y media a las nueve y media, igualmente en horario de tarde. Permanecerá abierto hasta este domingo 2 de julio, por lo que, si ha quedado tan interesado como yo, no dude en acercarse y colaborar a la cultura municipal, tan rica como infravalorada.

A riesgo de sonar pedante, recupero otra cita, esta vez de Antonio Machado, para incidir en que “en cuestiones de cultura y de saber, sólo se pierde lo que se guarda; sólo se gana lo que se da”. Sigamos dando, sigamos recibiendo y sigamos aprendiendo de los demás para valorar igualmente lo nuestro.

spot_img
spot_img

Más artículos

Artículos relacionados

spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
spot_img

Últimos artículos