Lidó Rico muestra en Oviedo y hasta finales de octubre sus “Arqueologías en el aire”

Se trata de cuatro instalaciones tituladas “El soplador”, “El tendedero”, “Génesis” y “Expulsiones en caliente” con planetas y ángeles como inspiración

El pasado 3 de octubre el Museo Arqueológico de Oviedo se inauguraba La exposición titulada “Arquitecturas en el aire “del escultor yeclano Lidó Rico con su trabajo de más reciente creación que se podrá contemplar hasta el día 25.

La exposición está compuesta por cuatro instalaciones que se caracterizan por el uso el propio cuerpo del autor como hilo conductor del discurso, la pieza central de la muestra titulada “El Soplador” hace referencia al carácter selectivo de la memoria y su capacidad de congelarse en una especie de arqueología de la conciencia, desde el gran personaje central, diferentes planetas se expanden por la sala dándonos las claves para entender los incontables elementos simbólicos que aparecen en ella.

En la obra titulada “El Tendedero”, unos ángeles pueblan y son los protagonistas de una acción cotidiana que con su actitud, logran amplificar y cambiar nuestra percepción sobre ella. “Génesis” es el título de otra de las obras, allí, una nueva concepción y percepción sobre la creación se convierte en el tema principal.

Por último, en la obra titulada “Expulsiones en Caliente”, encontramos una serie de nueve collages de mediado formato donde a modo de gran boceto, una infinidad de ángeles siguen siendo los protagonistas “demostrándonos esa capacidad que la creencia y el dogma tienen un una sociedad donde muchas veces lo insustancial forma parte de nuestra existencia”.

Brillante trayectoria

Lidó Rico estudió Bellas Artes en la Universidad Politécnica de San Carlos de Valencia y se graduó en 1991 en la École Superieure du Beaux-Arts du Paris. Desde 1989 tiene obras galardonadas que se han citado desde España a Colombia, de Hungría a Egipto y ha expuesto en España, Italia, Japón y Estados Unidos. Su obra ha sido exhibida en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, diversas instituciones como la Colección Spanish Bank Madrid, y en colecciones públicas y privadas.

Antes de que estallara la pandemia, Lidó Rico expuso, en el mes de febrero en México la exhibición “Introspecciones”, en donde presentaba una serie de obras plásticas y escultóricas cuyas formas provienen de los moldes que realiza con su propio cuerpo, herramienta primaria en su desarrollo creativo durante sus 30 años de trayectoria.

Formada por objetos tridimensionales como cabezas, cerebros, torsos y cuerpos que, al integrarse, formaron obras en los espacios acondicionados ex profeso en el Centro Cultural Ex Capilla de Guadalupe.

“Trabajar en un espacio desacralizado, en una iglesia que no ya no lo es, es un punto sumamente importante en mi carrera, debido a que aumenta el sentido que esta obra trae consigo. Mi arte gira entorno al humano; no busca la espectacularidad gratuita. Es un arte hecho por personas para personas. El arte debe vivir el presente y puede funcionar como un espejo”, explicaba el artista a principios de año en nuestro semanario.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar