Clínica CLERN conmemora el Día Mundial de la Logopedia

El martes 6 de marzo se celebra el Día Internacional de la Logopedia, la profesión que se ocupa de la prevención, la evaluación y la intervención de los trastornos de la comunicación humana, manifestados a través de patologías y alteraciones en la voz, el habla, el lenguaje (oral, escrito y gestual), la audición y las funciones orofaciales, tanto en población infantil como adulta.

En la Clínica CLERN de Yecla, su gerente, Sonia Muñoz, atiende entre 30 y 40 pacientes diarios por estos problemas y el 70% de ellos son niños, “a los que resulta muy gratificante ayudar. La comunicación es básica para todo ser humano, pero especialmente para los niños que se están formando como personas. Aunque también resulta muy duro porque el proceso es largo y complejo, pero observar las mejorías es lo que más nos compensa como profesionales”, afirma Muñoz.

El 70% de los pacientes son niños que necesitan mucho este servicio

Para esta profesional avalada por muchos años de experiencia “hay que hacer visible este Día Mundial de La Logopedia y hace falta un mayor reconocimiento a la profesión por parte de las Administraciones Públicas así como por el conjunto de la sociedad. Por suerte, cada día aumenta la concienciación sobre la figura del logopeda. Los actores, las cantantes, han dado un mayor empuje a la profesión. En Yecla, al estar la carrera en la Universidad de Murcia, tenemos bastantes logopedas bien formados. Tenemos un convenio para que los estudiantes hagan prácticas y varios de ellos han sido contratados por CLERN y ya son compañeros”.

También los adultos necesitan de este servicio, bien por problemas de cáncer, o por un ictus. “Hay casos graves, personas que han perdido la capacidad de deglutir, que no pueden hablar. No podemos permitir que vivan en el aislamiento”, concluye Sonia Muñoz.

“Hemos tenido casos emocionantes y se han logrado muchas mejorías”

La responsable de CLERN en Yecla, Sonia Muñoz, destaca, entre los muchos casos que ha tratado desde 2003, años de apertura de la clínica, “el de una señora con linfoma no Hogdkin en la base del cráneo que se le extendió. Tuvo una parálisis facial y una disfasia grave y se le practicó una traqueotomía. Se le aseguró que no podría volver a ingerir alimentos por vía oral, pero en octubre del año pasado comenzó a ser tratada con vital extint, nuestra máquina de electrodos. Al cabo de un tiempo pudo ingerir líquidos y ahora está empezando a tomar alimentos sólidos. Su felicidad es la mejor recompensa para nosotros”, asegura.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar