"Ni todo es fiesta en Espaņa, ni todo es fado en Portugal"

26/11/2017 14:00

Patricia Ortega (1990) estuvo por primera vez en Lisboa (Portugal) cuando cursaba sus estudios de Bellas Artes. Seis años después decidió volver a la capital lusa donde trabaja como tatuadora artística profesional

¿Qué te llevó irte al país vecino?
Durante mi licenciatura en Bellas Artes tuve la oportunidad de continuar la formación en Lisboa. Ya que en la experiencia anterior desarrollé muchas habilidades y me enriquecí multicultural y artísticamente, casi seis años después y con mucha `saudade´, me pregunté: ¿por qué no volver?. Y aquí estoy.

¿Cuánto tiempo llevas allí? ¿A qué te dedicas?
Va a hacer dos años desde que volví a pisar la ciudad lusa. Después de pasar por varios trabajos muy diferentes y en condiciones precarias decidí dar un giro radical y continuar adelante con mi carrera. Ahora tengo mi propio negocio y me dedico al Tatuaje Artístico profesional en Lisboa y considero que ha sido todo un acierto la decisión de volver.

¿Son parecidos los portugueses a los españoles?
Ibéricos, pero no iguales. Las costumbres, los modos de vida de los habitantes y la mentalidad acentúan las diferencias existentes. Se dice que los españoles somos más alegres y extrovertidos y los portugueses más reservados y “tristes” pero ni todo es fiesta en España, ni todo es Fado en Portugal.

¿Qué es lo que más te gusta de la ciudad en la que vives?
Lisboa es una ciudad seductora: el colorido, la increíble luz blanca, el encanto añejo, el deje bohemio y canalla, el café, el vino, los atardeceres cerca del Tejo y la pasión por la cultura. Es una ciudad que parece anclada en el siglo XIX aunque no carece de todos los signos de modernidad. Eso es parte de su encanto.

¿A la hora de adaptarte a este nuevo país, qué fue lo que más te costó? ¿El idioma ha sido un problema?
Los horarios han supuesto la mayor barrera y no porque en Portugal sea una hora menos. Comer a las tres de la tarde y cenar a las diez de la noche son horarios muy tardíos en las ciudades portuguesas mientras en España suele ser bastante habitual. El idioma no ha sido ningún problema. Basta con saber decir “desculpe”, “por favor” y “obrigado/a”. Los españoles tenemos fama de arrogantes y hacer el esfuerzo por chapurrear el idioma se valora mucho por los habitantes de nuestro país vecino.

¿Qué es lo que más echas de menos de Yecla? ¿Sueles venir a menudo por la cercanía?
Evidentemente lo que más se añora es tener a la familia y amigos cerca, salir a tomarte unas cañitas, el olor de la comida de la abuela….Siempre que puedo hago una escapadita a Yecla y ahora mi profesión de tatuadora me permite más viajes asiduos. También la cercanía geográfica ayuda a la hora de llevar a cabo estas escapadas.

¿Barajas la idea de quedarte en este país más a largo plazo o por el contrario quieres volver?
A veces es complicado salir de la zona de confort hacia rumbo desconocido, bien sea desde Yecla o, en mi caso, Lisboa. Creo que es algo con lo que se puede identificar mucha gente. Me gusta estar abierta a que las cosas sucedan de manera inesperada, arrancar hacia la aventura, probar otros caminos y descubrir nuevos destinos.

Compártelo


 Enlaces